ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS - Resumen

ALICIA EN EL PAIS DE LAS MARAVILLAS
Alicia y su hermanita Ana gustaban de leer sus lecciones de geografía en contacto con el campo. Aquel día, Ana retornó antes a casa y Alicia, junto al viejo árbol, fue dejándose vencer por el sueño.
Creía estar soñando, mas todo parecía real: sentía que volaba feliz en un cielo azul y sobre un bello paisaje, para luego descender al bosque. Allí, junto con su gatita Dina, comenzó a correr tras un simpático conejo que vestía capa y llevaba reloj en una de sus patitas. Iba a cogerlo, pero ingresó al hueco de un árbol y Alicia, al seguirlo, se dio con otra sorpresa:
Estaba en un país de personas diminutas y ella era una niña inmensa que con las justas alcanzaba en esa casa. Lejos de estar feliz se sintió muy sola y lloró tanto que inundó la habitación, justo cuando su cuerpo iba haciéndose muy pequeño.
Y se vio tan frágil que creyó ahogarse en la correntada de su propio llanto.
Pero le daría su auxilio el simpático conejo a bordo de un modesto botecito.
Alicia quiso hacer preguntas y el conejo le respondía bromeando, mas al llegar a un recodo del río, por fin dijo: “Amiga mía, ya llegamos al País de las Maravillas, donde todo es muy bello, pero deberás cuidarte con el carácter de la Reina de Corazones".
Y así fue. Ingresaron a un país fantástico, poblado por lindos juguetes y por los actores de las fábulas y cuentos más hermosos de la historia. Estaba feliz, pues conoció a Sombrerón, don Pato, Dodó, el Aguilucho y don Loro, quienes le hacían reír con sus ocurrencias.
De pronto, huyeron de su lado y Alicia observó la llegada de un cortejo a cuyo paso todos se arrodillaban. Al no hacerla ella, su principal ocupante, la reina, se sintió ofendida y ordenó el arresto de la inocente niña. Alicia sintió desfallecer.
Fueron los casinos que cuidaban al rey quienes la llevaron a la cárcel y allí le dijeron: “Si quieres salvarte deberás jugar croquet con nuestra reina. Si le ganas, te salvas, pero si ella triunfa te cortaremos la cabeza".
Sin esperar respuesta, al día siguiente Alicia estaba frente a la reina para iniciar el juego. El público vivaba a la reina y nadie lo hacía por Alicia. Empezó el juego y la niña iba ganándole; de pronto, Alicia observó que la reina hacía trampas y se quejó ante el jurado. La reina, sin esperar respuesta ordenó: “¡Atrápenla!, me ha dicho tramposa y esa ofensa merece la pena de muerte" Los casinos fueron tras ella, pero Alicia corrió con todas sus fuerzas. Estaban cerca y justo despertó en su casa, donde su madre la despertaba, amorosa, luego de este fantástico sueño. Fin
MORALEJA: Los Sueños hay que tomarlo como tal
Levis Carroll

3 comentarios:

Anónimo dijo...

good

Anónimo dijo...

Muy Lindo Y Bien!!

Anónimo dijo...

very good

Publicar un comentario en la entrada

 

Seguidores

Páginas Amigas

pedofilia-no.org EnCuentos.com - Cuentos Infantiles      Teatro, poemas, cuentos y libros de Milagros Oya      federacioneseditores

Cuentos infantiles Related Posts with Thumbnails    cuentos Infantiles

Directorios

Academics Blogs
Academics Blogs Mi Ping en TotalPing.com Peru Blogs Cárdenas.net Text Backlink Exchanges Soqoo Link Exchange Directorio Web - Directorio de Páginas Webs Intercambio de enlaces Free Backlinks Intercambio gratis de Enlaces Blogalaxia


Cuentos de Don Coco Copyright © 2009 Community is Designed by Bie