Saltar al contenido

YO ESCUCHÉ UNA DISCUSIÓN

La otra noche sin querer escuché una discusión. Era un lápiz y el cuaderno y también el borrador.
El cuaderno reclamaba muy enfadado a los dos. Les decía “Por su culpa me han llamado la atención. Siempre manchas y borrones, no comprendo, no, no, no.
Es el lápiz el que escribe sin prestar mucha atención. Aunque ahora que lo observo… ¡es culpable el borrador!”.
Y este lo interrumpía levantándole la voz. “¡No te pases!, ¡no te pases! ¿para qué he nacido yo?”.

Nori Rojas Morote.