Saltar al contenido

LEYENDA DE SAN VALENTÍN

LEYENDA DE SAN VALENTÍN

En el siglo III gobernaba en Roma un tirano: Claudio III, enemigo feroz de los cristianos, Valentino era un hombre creyente que se negaba a adorar a los dioses romanos, siendo apresado por los soldados del imperio. Ya en su celda el carcelero llevo a Julia, su bella hija ciega, para que Valentino la adoctrinara. Y allí, entre rezos, la joven creyó en la fe cristiana, produciéndose el milagro de recobrar la vista.Cuando el centurión prohibió las visitas, ambos se escribieron hermosas cartas en las que él le suplicaba defender su fe, a pesar de todos los peligros. Fue así como Valentino lo llevaron al cadalso un 14 de febrero del año 270. Julia sufrió mucho pero le alentaban sus misivas que alababan a Cristo. Así, – en su homenaje – plantó un almendro junto a su tumba, convirtiéndose en el árbol del amor y de la amistad. Años después, San Valentín sería consagrado como patrón de los seres que se aman.