Saltar al contenido

LAS HORMIGAS Y EL ARMADILLO VALOR LA PUNTUALIDAD

LAS HORMIGAS Y EL ARMADILLO CUENTO CON VALOR LA PUNTUALIDAD

Había una vez un ejército de hormigas que vivían en un hormiguero cerca de un enorme árbol en el bosque. Todas, menos una hormiguita que siempre llegaba tarde.
Tenían que recoger las hojas para sus comidas, temprano, antes de el armadillo, que le gustaba comer hormigas, despertara.
Un día, la hormiguita no llegaba y no llegaba.
Las otras hormigas estaban cansadas de esperar cuando por fin la hormiguita llegó, empezaron la marcha, pero ya un poco tarde y el sol se había ocultado.
Las hormigas vieron asustadas como el armadillo les salía al encuentro. Aunque corrieron por todos lados, muchas hormigas terminaron siendo la cena del armadillo.
Al ver que lo que había sucedido era por su culpa, la hormiguita se puso muy triste y avergonzada.“caramba, ahora me doy cuenta de lo importante que es ser puntual”, dijo arrepentida. Pidió perdón a las otras hormigas y nunca más fue impuntual.
Mensaje: “Procuro ser siempre puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera” – (Nicolas Boileau)

Fuente: Anónimo