Saltar al contenido

EL RATÓN QUE COMÍA GATOS RESUMEN

Un viejo ratón de biblioteca fue a visitar a sus primos, que vivían en un solar y sabía muy poco del mundo.
-Ustedes saben muy poco del mundo –les decía a sus tímidos parientes-, y probablemente ni siquiera saben leer.-Tienes razón. Cuéntanos algunas de tus experiencias.-Por ejemplo, ¿han comido ustedes alguna vez un gato?-¡Oh, cuántas cosas sabes! Aquí son los gatos los que se comen a los ratones.-Porque ustedes son unos ignorantes. Yo he comido más de uno y les aseguro que no dijeron ni “¡Ay!”-¿Y a qué sabían?-A papel y a tinta en mi opinión. Pero eso no es nada. ¿Han comido alguna vez un perro?-¡Por favor!-Yo me comí ayer uno precisamente. Un perro lobo. Tenía unos colmillos… Pues xxxxxx se dejó comer muy quietecito y ni siquiera dijo “¡Ay!”-¿Y a qué sabía?-A papel, a papel. Y un rinoceronte, ¿lo han comido alguna vez?-¡Oh cuántas cosas sabes! Pero nosotros ni siquiera hemos visto nunca a un rinoceronte. ¿Se parece al queso parmesano?-Se parece a un rinoceronte naturalmente. Pero, ¿han comido ustedes elefantes, frailes, princesas o árboles de Navidad?
En aquel momento, el gato, que había estado escuchando detrás de un baúl, saltó afuera con un maullido amenazador. Era un gato de verdad de carne y hueso, con bigotes y garras. Los ratoncitos corrieron a refugiarse, excepto el ratón de biblioteca que, sorprendentemente, se quedo inmóvil sobre sus patas como una estatuilla. El gato lo agarró y empezó a jugar con él.
-¿No serás tú, quizás, el ratón que se come a los gatos?-Si, excelencia… Entiéndalo usted… Al estar siempre en una biblioteca…-Entiendo. Te los comes en figuras impresas en los libros.-Algunas veces, pero sólo por razones de estudio.-Claro. También a mi me gusta la Literatura. Pero, ¿no te parece que deberías haber estudiado un poquito de la realidad? Habrías aprendido que no todos los gatos están hechos de papel, y que no todos los rinocerontes se dejan roer por los ratones.
Por fortuna para el pobre prisionero, el gato tuvo un momento de distracción porque había visto pasar a una araña por el suelo. El ratón de biblioteca regresó en dos saltos con sus libros, y el gato se tuvo que conformar con comerse a la araña.

Anónimo