Saltar al contenido

EL ÁGUILA DE ALA CORTADA Y LA ZORRA – FÁBULA DE ESOPO

Un día un hombre cogió a un águila, cortó sus alas y la soltó en el corral con otras de sus gallinas. Luego, el águila, antes poderosa, bajaba la cabeza y pasaba sin comer: se sentía como una reina encarcelada. Pasó otro hombre que lo vio, le gustó y decidió comprarla. Le arrancó las plumas cortadas y se las hizo crecer. Repuesta el águila de sus alas, alzó vuelo, apresó a una liebre para llevársela en gratitud a su liberador. La vio una zorra y con malicia la mal aconsejaba:- No lleves la liebre al que te liberó, -decía- sino al que te atrapó; pues el que te liberó ya es bueno sin más estímulo. Procura ablandar al otro, no vaya a atraparte de nuevo y te arranque completamente las alas.

MORALEJA: Actúa generosamente con tus bienhechores, y mejor mantente alejado de los que te inducen al mal.

VALOR ALENTADO: La gratitud.
Fuente: Fábulas Ejemplares De Esopo.