Mostrando entradas con la etiqueta Fábulas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Fábulas. Mostrar todas las entradas

EL LOBO FLAUTISTA Y EL CABRITO - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

EL LOBO FLAUTISTA Y EL CABRITO

Un cabrito se rezagó en el rebaño y fue alcanzado por un lobo que lo perseguía. Se volvió hacia éste y le dijo: 

- Ya se, señor lobo, que estoy condenado a ser tu almuerzo. Pero para no morir sin honor, toca la flauta y yo bailaré por última vez. 

Y así lo hicieron, pero los perros, que no estaban lejos, oyeron el ruido y salieron a perseguir al lobo.
Viendo la mala pasada, se dijo el lobo: 

- Con sobrada razón me ha sucedido esto, porque siendo yo cazador, no debí meterme a flautista. 

Moraleja:
"Cuando vayas a efectuar una nueva actividad, ante ten en cuenta tus capacidades y las circunstancias, para valorar si podrías salir adelante"

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

LOS DOS LOROS Y LA COTORRA - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

LOS DOS LOROS Y LA COTORRA

Compró en cierta ocasión, una señora mitad francesa y mitad española, dos loros. El uno hablaba correctamente el español y el otro dominaba el francés, para deleite de su ama. Pero sucedió que tanto vivir juntos y conversar cada uno en su lengua, se les produjo tal confusión a los Infelices animalitos que al final sólo desbarraban en una ensalada de lenguas y de disparates. 

Vio el ama con gran desolación y los mandó poner por separados aunque tarde ya. 

Escuchaba este enredo una cotorra desde un balcón vecino y salió a burlarse de los dos loritos con gran indignación de ellos. 

- ¡Bah!, - se dijeron a modo de consuelo- no hay que hacerle caso porque es tan solo una purista del lenguaje. 

Moraleja:
“Porque los que mal hablan su idioma prefieren burlarse de los que los critican”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

LA PALOMA Y LA HORMIGA - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

LA PALOMA Y LA HORMIGA

Forzada por la sed, una hormiga bajó a un manantial e, impulsada por la corriente, se hallaba ya a punto de ahogarse. Viéndola en esta situación una paloma, corté una ramita de un árbol y lo lanzó a la corriente; subió sobre ella la hormiga y se salvó. 

En el ínterin, un cazador de pájaros avanzó con su liga lista para cazar e la paloma. Vio la hormiga le picó en el talón, tirando el cazador con el dolor sus armas; al ruido, la paloma levantó el vuelo. 

Moraleja:
“Indica esta fábula que debemos retribuir el bien a nuestros protectores”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

EL LEÓN Y EL MOSQUITO LUCHADOR - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

EL LEÓN Y EL MOSQUITO LUCHADOR

Un mosquito se acercó a un león y le dijo: 

- No te temo, y además, no eres más fuerte que yo. 

Si crees lo contrario, demuéstramelo. ¿Qué arañas con tus garras y muerdes con tus dientes? ¡Eso también lo hace una mujer defendiéndose de un ladrón! Yo soy más fuerte que tú, y si quieres, ahora mismo te desafío a combate. 

Y haciendo sonar su zumbido, cayó el mosquito sobre el león, picándole repetidamente alrededor de la nariz, donde no tiene pelo. 

El león empezó a arañarse con sus propias garras, hasta que renunció al combate. El mosquito victorioso hizo sonar de nuevo su zumbido; y sin darse cuenta, de tanta alegría, fue a enredarse en una tela de araña. 

Al tiempo que era devorado por la araña, se lamentaba de que él, que luchaba contra los más poderosos venciéndolos, fuese a perecer a manos de un insignificante animal, la araña. 

Moraleja:
“No importa qué tan grandes sean los éxitos en tu vida, cuida siempre que la dicha por haber obtenido uno de ellos, no lo arruine todo”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

LA GOLONDRINA Y LAS AVES - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

LA GOLONDRINA Y LAS AVES

Cuando el muérdago comenzó a florecer, la golondrina, presintiendo el peligro que acechaba a todos los pájaros, los congregó y les aconsejó en primer lugar arrancar el muérdago de los robles donde se cría y, de no ser esto posible, guarecerse en la casa de los hombres. 

Más lo pájaros se mofaron de ella, llamándola charlatana. Ante tal situación la golondrina fuese hacia los hombres, presentándose implorante y solicitándole corno huésped y le cedieron un sitio en sus casas, mientras a los demás pájaros les capturaban y se los comían 

Únicamente la golondrina, amparada por los hombres, anida desde aquel entonces sin temor en sus moradas. 

Moraleja:
“Cuando prevemos el porvenir, podemos huir del peligro”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

EL LORO Y LA GATA - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

EL LORO Y LA GATA

Cierto día un hombre adquirió un loro y lo libertó en su casa. 

El loro, que había sido domesticado, se subió al sofá y empezó a charlar alegremente. Fue visto por una gata que le preguntó quien era y de dónde procedía. El loro respondió: 

- Acaba de adquirirme el amo. 

- ¿Y osas, animal entre todos descarado? 

- Osas- contestó la gata- a prorrumpir gritos recién llegados, en tanto que a mí, que he nacido en la casa, los amos me Impiden maullar, y si tal ocurre, me arrojan por la puerta? 

-Anda de paseo, hermosa, no hay comparación entre los dos, mi voz no encoleriza a los amos, como la tuya. 

Moraleja:
“Esta fábula censura a los critican es, preparados siempre para censurar a los demás”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

LA ZORRA, EL GALLO Y LOS PERROS - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

LA ZORRA, EL GALLO Y LOS PERROS

Quería una zorra desayunarse con la pechuga de un gallo que lucía su corpulencia cantando en un árbol. 

- Querido gallo tengo una gran noticia que darte - le dijo la zorra. 

- Amiga, ¿qué fresca noticia me traes? - Preguntó el gallo. 

- Pues que las zorras han firmado la paz con las aves de corral. Por lo tanto, ya no estamos en guerra. Baja presto, amigo, para darte un fuerte abrazo y celebrar así nuestra amistad. 

- Debe ser cierto lo que me cuentas - contestó el gallo -, pues por allá veo dos perros venir a toda carrera, tal vez a darte la misma noticia. Al oír esto la zorra, no digo corrió, sino voló, con el rabo entre las piernas a ocultarse, mientras el gallo le cantaba desde el árbol su burlón ¡Quiquiriqui!, ¡Cocorocó!, Que quiere decir: de aquí no me muevo yo. 

Moraleja:
“Quien no te conozca que te compre”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

EL POLLO Y LOS DOS GALLOS - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

EL POLLO Y LOS DOS GALLOS

En un gallinero una vez un gallo presumido, que se pavoneaba de ser el mejor luchador de los alrededores. Sacaba pecho retando a quien quisiera oírlo a osar atravesarse en su camino. Pero un día llegó al gallinero un pollo ni muy grande ni muy gordo. Al punto el gallo decidió demostrar a todos su poder zurrándose al pollo mas chico y flaco que él. Se le lanzó encima pero tal maña se dio el pollo que en breves momentos lo tenía al presumido revolcado en el suelo y bien machucado a golpes. 

Se levantó el farsante y dijo sacudiéndose el polvo de encima: 

- Vaya, pues les diré que no quise abusar y pegarle a este pobre pollo por ser ton joven, solo pego o los de mi 

Moraleja:
“No des alardes de grandeza y poder cuando siempre hay alguien que te haga caer”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

EL LEÑADOR Y HERMES - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

EL LEÑADOR Y HERMES

Un hombre que a la orilla de un río partía leña, perdió su hacha. 

Sin saber que hacer, se sentó sollozando en la costa. Compadecido Hermes de su angustia, se arrojó al río y regresó con una hacha de oro interrogándole si era esa la que se le había extraviado. 

Contestó el hombre que esa no era, y Hermes se sumergió una vez más en el río, trayendo el instrumento perdido. 

Entonces el hombre declaró que ésa era el hacha que él había extraviado. Hermes, cautivado por su honradez, le regaló las tres. 

Al regresar cerca de sus compañeros, referíosle el leñador de su caso. Uno de ellos se propuso lograr lo mismo. Dirigiese a la orilla del río y arrojó su hacha Intencionalmente en la corriente, sentándose luego a lamentarse. 

Entonces Hermes se le presentó también y, conociendo la causa de su llanto, se precipitó al río y trajo igualmente un hacha de oro, interrogándole si era ésa la que había extraviado. El bribón, muy alegre, exclamó: 

- ¡Sí, es esa!

Mas el dios, horrorizado de su descaro, no sólo se guardó el hacha de oro, sino que tampoco le retornó la suya. 

Moraleja:
“En la fábula nos enseña que la virtud siempre halla su recompenso”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

LA GATA MICIFUZ - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

LA GATA MICIFUZ
 
En cierta casa abandonada se dio cita la colonia ratonil y, encontrándola cómoda, establecieron en ella una especie de cuartel. 

Los visitantes, ebrios de felicidad y de comida, echaron de menos a Micifuz, una gata, como se dice, muy gata, que al percatarse de sus nuevos huéspedes, los fue engullendo uno a uno. 

Los pocos ratones que se salvaron, observando a la gata tan carnicera, se ocultaron en sus madrigueras, privando así a su enemigo de caza tan deseada. Micifuz, sin darse por vencida, ideó a su manera, la forma de atraparlos. 

Subió a un madero elevado y, colgándose de él, se hizo la muerta; entonces uno de los ratones, al verla en postura tan ridícula, le dijo: 

-¡Oiga, mi amiga y señora nuestra, aunque fuera usted un saco no me acercaría! 

Moraleja:
“Quien ha sufrido un revés, que no lo sufra por segunda vez”


Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

EL PAPAGAYO, EL TORDO Y LA COTORRA - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

EL PAPAGAYO, EL TORDO Y LA COTORRA

Cierto tordo, oyendo hablar a un papagayo quedó tan fascinado con su manera de pronunciar y decir que quiso que él fuera quien le enseñara a hablar y no un hombre. Y tanto se empeño que terminó hablando exactamente como el papagayo, con todos los errores y motes que uno de esos pájaros muestra al hablar y que son los que provocan risco Pero lo malo fue que, encontrando nuestro tordo que ya era toda una autoridad en el lenguaje, se dedicó a la tarea de enseñar a su vez a hablar a una cotorra. Ya se podrá imaginar en qué forma terminó hablando la pobre cotorra con tal maestro y pronunciando ya de tercera mano nuestro siempre mal hablado español. 

Moraleja:
“Es conveniente siempre estudiar los textos de los autores originales y no las malas copias de peores traductores”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

EL GATO Y LOS GORRIONES - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

EL GATO Y LOS GORRIONES

Un gato y un gorrión trabaron estrecha amistad desde su más tierna Infancia. Algunas veces, no obstante, incomodabase el segundo con el primero, pero el gato se limitaba a enseñar las uñas, y el asunto no tenía otras consecuencias.

Ocurrió cierto día que el Gorrión trabó conocimiento con otro individuo de su especie. Y como ambos eran de carácter pendenciero, se acaloraron una vez y se batieron encarnizadamente. El amigo del gato llevó la peor parte en aquella lucha, y ciego de cólera, rogó a su antiguo amigo que le vengase. Hízolo así el Gato, echando la zarpa al gorrión victorioso y engulléndoselo de dos bocados. Mas sucedió que al probar la carne de pajarillo, que olvidando por un momento los lazos y afectos de la infancia, se engulló seguidamente al gorrión amigo. 

Moraleja:
“No confíes demasiado, es que puedes terminar asado y saboreado”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

EL MONO Y EL LEOPARDO - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

EL MONO Y EL LEOPARDO

En cierta feria de un pueblo anunciaban como estrella a un leopardo en su jaula. 

-Vengan a ver al más hermoso animal de la selva - decía- hasta el rey ha venido a extasiarse la belleza de su piel. 

Entraba la gente atraída por el anuncio, pero luego de mirarlo un par de veces, se cansaban y salían en busca de mejor entretenimiento. Mientras, en otra parte de la feria, un pequeño monito de pelaje feo y gris, atraía la atención de todos los que pasaban: 

-Entren a ver al monito más entretenido del mundo - anunciaban. 

Y en realidad la gente se extasiaba mirando las gracias del monito, sus volteretas, sus bailes y las acrobacias de que hacía gala. Y todos los que salían aburridos de la jaula del leopardo hermoso, se quedaban en cambio prendados de las gracias del pobre monito feo. 

Moraleja:
“Que no es el habito lo que atrae, sino lo que se oculta debajo y tras un bello hábito solo suele haber un, gran aburrimiento”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

LA BELLOTA Y LA CALABAZA - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

LA BELLOTA Y LA CALABAZA

Bajo un gran árbol de bellotas sentado descansaba un campesino meditando. 

-Por qué -se decía- Dios colgó de tan gran árbol estos pequeños frutos Insignificantes? ¿Por qué no colgó de sus ramas una fruta tan grande y bella como estas enormes calabazas? 

Mientras meditaba en lo equivocado que estaba Dios al colocar los frutos, he aquí una bellota de encina le cayó sobre la nariz y lo dejó manando sangre abundantemente. 

Pues si que es sabio nuestro Dios -dijo entonces el campesino- ¿Qué hubiera sido de mi si en lugar de una bellota me cae encima una de estas enormes calabazas? 

Moraleja:
“Que lo que Dios hizo siempre bien hecho está”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

LOS DOS CAMINANTES - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

LOS DOS CAMINANTES

Se juntaron en un camino dos embusteros y caminaron Juntos para contar cada uno de ellos un embuste mayor. 

-Acabo de ver -dijo el primero- una col del tamaño de una casa, aunque no me lo creas. 

-Pues yo -dijo el segundo- vi hace horas una olla tan grande como la Iglesia del pueblo. 

-No te creo, grandísimo embustero -gritó el primer mentiroso. 

-¿Por qué? Respondió calmosamente el segundo- si seguramente la olla era para cocer la col que tu viste después. 

Moraleja:
“Que cuando un embuste es increíble, en lugar de enojarse es mejor pagar con otro mayor”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

LA TORTUGA Y LOS PATOS - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

LA TORTUGA Y LOS DOS PATOS

Cierta tortuga bastante necia decidió un día que quería ver otros países, que estaba cansada ya del mismo panorama todos los días. Pero no lograba encontrar la forma de realizar su sueño. 

-Entonces dos patos que la escuchaban decidieron ayudarla. 

Pon atención amiga -le dijeron- nosotros vamos partiendo en viaje al sur a pasar el invierno en tierras cálidas. Si quieres te podemos llevar con nosotros. 

-Encantada -respondió la necia tortuga- ¿Qué debo hacer? 

-Pues sólo tienes que coger este palo con la boca. Sujétalo entre los dientes y nosotros lo llevaremos cada uno de una punta. Pero no intentes hablar en todo el camino. 

-Así lo haré -respondió la feliz viajera. 

Y así lo hicieron. Cogió la tortuga bien sujeta con el hocico y partieron en vuelo por sobre los campos al sur. Y las gentes que lo veían pasar comenzaron a asomarse y a decir: 

-Miren esa tortuga llevada por dos gansos. 

-seguramente es la reina de las tortugas que así viajaba por los aires. 

Y nuestra tortuga no pudo aguantarse ante los halagos de la gente y contesto: 

-Pues si, amigos míos, soy la reina de las tortugas... 

Pero hasta ahí nomas le llegó el discurso a la necia porque al soltar el polo cayó desde gran altura y se mató contra las rocas. 

Moraleja:
“La vanidad y la charlatanería le costaron la vida”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

LA LEONA Y LA OSA - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

LA LEONA Y LA OSA

Uno fiera leona perdió o sus cachorros en manos de un cazador. Llena de dolor se quejaba atronando el bosque con sus gritos, que finalmente un oso se acercó a ella y le dijo: 

- Callo ya, que o todos nos tienes locos con tus gritos. 

- Hoy de mí, perdí a mis hijitos –lloró la leona. 

- Escucha, ¿tenían padre y madre los muchos hijitos de otros que tú te has comido antes? -Preguntó el oso: 

-Si los tenían -respondió sollozando la leona. 

Y habiendo callado las otras madres. ¿Por qué nos asustas tú con tus gritos? ¿Quién te obliga? 

-Hay de mí, el destino que me ha dejado sin ellos –dijo la leona. 

-Pues deja ya de molestar que esas mismas palabras ya las han dicho todos antes. 

Moraleja:
“Pues no debemos hacer a otros lo que nos duele que otros nos hagan a nosotros”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

EL CUERVO Y EL PAVO - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

EL CUERVO Y EL PAVO

Un pavo muy vanidoso desafió una vez a un cuervo a una carrera de vuelo. Pero todo el camino se dedicó a molestar y a lanzar ofensas al cuervo que muy tranquilo batía sus alas elegantemente mientras el pavo aleteaba pesado y ridículo dando traspiés y cayendo cada tantos aletazos. 

Eres un pájaro muy feo -gritaba el pavo- eres negro y feo. Además, eres un ave de mal agüero. Me das asco, puerco pues te alimentas de carroña y hueles mal. Quita para allá. 

-Pues realmente. -respondió socarrón el cuervo- lo que vinimos a discutir no es sino el vuelo y ya vimos que tallo haces. 

Moraleja:
“No te envanezcas sin saber que tan bueno puedes ser, mas es bueno ser sencillo y tus obras hablarán por ti”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

EL JILGUERO Y EL CISNE - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

EL JILGUERO Y EL CISNE

Un jilguero parado en una rama, lanzaba al aire sus trinos alegres. Mientras más gorjeaba y más dulce sonaba su canto más Indignado se sentía un cisne que nadaba en el cercano estanque. 

Pero qué desvergüenza – decía furioso- como ese feo pajarillo se atreve a molestarme con sus cantos cuando nunca podrá Igualar mi elegancia, mi bella figura y mi bellísimo canto, si me decido a cantar.
Si hacerle caso, continuaba el jilguero lanzando al viento sus melodías y tanto la majadereó el cisne, que finalmente le dijo: 

Pues no dudo que tu canto debe ser tan hermoso como todo tú, por eso, te ruego "que nos permitas oír tu canto. 

Muy envanecido con estas palabras, el bello cisne estiró su alto cuello y lanzó al aire su canto, pero ¡horror! No fue canto, sino un feísimo graznido estridente y metálico que hizo que todos los animales del bosque se cubrieran los oídos. 

Quedó el cisne muy avergonzado. 

Moraleja:
“No se debe pregonar lo que no se sabe realmente”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante

LA RANA Y EL RENACUAJO - FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA

LA RANA Y EL RENACUAJO

A la orilla del do Tajo conversaban una tarde una rana y un renacuajo nadando entre la verde sombra de un tupido cañaveral, mientras alababan la espesura, la altura y el donaire de las cañas tiernas. 

Pero empezó a soplar el viento cada vez más fuerte y finalmente, sopló con tal fuerza que las cañas se doblaban a su paso y de pronto, una cayó cerca de los amigos. 

- Ven a ver esto, hijo mío -dijo la rana- mira esta caña, por fuera tan verde y tersa, y por dentro, hueca y fofa.

Moraleja:
“Es verdad que también en poesía, muchos disimulan el vacío interior con bellas envolturas de hojarasca”

Fábulas De Esopo
Fuente: Toribio Anyarin Injante