SACRAMENTO UNCIÓN DE LOS ENFERMOS SANTIAGO 5,14-15


UNCIÓN DE LOS ENFERMOS SANTIAGO 5,14-15

El Apóstol Santiago nos ha transmitido una costumbre que ya existía entre los primeros cristianos.

«¿Está enfermo alguno de vosotros? Llame a los sacerdotes de la Iglesia, y oren sobre él, ungiéndole con óleo en nombre del Señor, y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor lo reanimará, y los pecados que hubiera cometido le serán perdonados». (Santiago 5,14-15)

El Ministro de este sacramento es el sacerdote. Lo esencial en la celebración de este Sacramento consiste en ungir con los santos óleos la frente y las manos del enfermo o del anciano; la unción debe ir acompañada de esta oración litúrgica del sacerdote:

«Por esta Santa Unción y por su bondadosa misericordia te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo – Respuesta: Amén-.

Para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu enfermedad-Respuesta: Amén» (Ritual de la Unción de enfermos)

La Unción de los enfermos produce los siguientes efectos:

1. Une íntimamente al enfermo con Jesucristo Redentor.
2. Da consuelo y paz de ánimo para soportar cristianamente la enfermedad o la vejez.
3. Perdona los pecados, si el enfermo no puede ya recibir el sacramento de la Penitencia.
4. Restablece la salud corporal, si conviene.
5. Prepara al enfermo o anciano para el paso a la vida eterna.

Sacramento Unción De Los Enfermos Santiago 5,14-15

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada