EL ACCIDENTE DE DOÑA GALLINA


EL ACCIDENTE DE DOÑA GALLINA

Una tarde, doña Gallina salió a pasear, de pronto, ¡cataplún!, pisó una piedra y cayó al piso. ¡Qué dolor!
Al ver el accidente, sus amigos corrieron a ayudarla.
Doña tortuga se ofreció para llevarla a su nido, y doña Guacamayo la acomodó sobre el caparazón. Mientras tanto, don Mono trajo de la chacra hojitas de llatén para desinfectar la patita lastimada.
-¡Ay, qué dolor! –se quejaba doña gallina-. ¿Quién cuidará de mis pollitos? –se lamentaba.
Doña Coneja le dijo:
-Doña Gallina, no se preocupe cuidaremos de sus pollitos.
Y pronto todos los animales se ofrecieron a hacer algo por doña Gallina: doña tortuga y doña Coneja llevaron a los pollitos al patio para que comieran; don Mono cuidó a doña Gallina, y doña Guacamayo empolló los huevos para que no se enfriarán.
Así paso una semana, hasta que doña Gallina pudo volver a pararse sobre sus dos patitas.
-Gracias, amigos. ¿Qué hubiera sido de mi familia sin ustedes? –les dijo agradecida.
Los animales se sintieron felices de haber ayudado a dona Gallina.

El Accidente De Doña Gallina, Cuentos Muy Cortos, Cuentos Infantiles Cortos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada