LA VICUÑA CAROLINA RESUMEN


LA VICUÑA CAROLINA

Érase una vez una vicuña llamada Carolina que vivía en lo alto de la puna con su manada. Ella era muy inquieta y le encantaba correr de un lado a otro curioseando en todo lugar.

Apenas amanecía, Carolina se levantaba para salir a pasear y disfrutar de nuevas aventuras en compañía de su amiga Juliana, la taruca, con quién se divertía haciendo carreras.

Una mañana cuando Carolina salía para encontrarse con Juliana, vio que algo se movía detrás de una gran roca. Se acercó sigilosamente, y cuál sería su sorpresa al encontrar a un pequeño suri escondido detrás: ¡Buenos días! –dijo Carolina– ¿Por qué te escondes ahí, amigo suri?. “¡Buenos días!” –contestó el suri. Me llamo Casimiro y estaba persiguiendo a una pequeña lagartija, pero me perdí en el camino y no sé cómo volver a mi nido”.

“No te preocupes, Casimiro –dijo Carolina– mi amiga Juliana es una experta guía y conoce muy bien toda la puna, ella te ayudará a regresar a tu hogar”.

En ese instante llegó Juliana y Carolina le contó lo que pasaba con su nuevo amigo. Ella le ofreció gustosa a guiar a Casimiro, pues en uno de sus tantos recorridos había observado unos nidos de suri en la zona norte de la puna.

Con la ayuda de sus dos nuevas amigas, Casimiro pudo volver a su hogar. Él se sintió tan feliz que invitó a sus amigas a compartir un rico ichu para el desayuno.

La Vicuña Carolina Resumen, La Vicuña Carolina, La Vicuña Carolina Cuentos Para Niños

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada