UN ESPEJO MENTIROSO CUENTO CORTO


UN ESPEJO MENTIROSO

Un día Valeria tenía mucha hambre, llegó a la cocina donde toda la familia estaba ayudando a poner la mesa. Valeria colaboraba poniendo los cubiertos, cuando de pronto se dio cuenta que había una cuchara que brillaba como un espejo.
¡Mamá!- Grito Valeria, viéndose en la cuchara. Mi cara se ve muy delgada, no me gusta cómo se veo.
A los gritos de Valeria, su mamá se acercó y la tranquilizó.
- No te asustes Valeria, las cucharas son un poco mentirosas, cuando se las usa como espejo. Mira, pon la cuchara de lado.
- ¡Uy!, Ahora mi cara se ve muy ancha - dijo Valeria riéndose.
Bueno Valeria, te das cuenta que eres única, no hay nadie como tú y eso te hace importante respondió la mamá.
Valeria nuevamente volteó la cuchara y sorprendida exclamó ¡Uyuyuy! Ahora parezco un huevo al revés.
Tienes razón, mamá, la cuchara es un espejo mentiroso. Yo soy única y nadie es igual a mí.

Un Espejo Mentiroso Cuento Corto, Cuentos Muy Cortos, Resumen

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada