EL LABRADOR Y EL DIABLILLO RESUMEN


EL LABRADOR Y EL DIABLILLO


Había una vez, un labrador que vivía muy feliz cultivando sus chacras.

Una mañana cuando se disponía a trabajar, se encontró con un diablillo que estaba sentado encima de una hoguera.

— ¿Qué haces aquí diablillo?, preguntó el labrador.
—Estoy aquí, porque en este terreno está enterrado un gran tesoro de oro y brillantes, como nunca has visto.
—Pues como esta es mi tierra, el tesoro será para mí— dijo el labrador.
—Será para ti, si me prometes que durante dos años me darás la mitad de lo que produzca tu campo, respondió el diablillo.
—Bueno, como quieras, replicó el diablillo. Pero antes vamos a realizar un trato: tú te quedarás con lo que se produzca sobre la tierra, y yo con lo que crezca debajo de ella.

El diablillo pensó que el labrador era muy inocente , y dijo que el trato le parecía estupendo. Pero el labrador se reía, pues lo que había plantado eran zanahorias.

Llegó la época de las cosechas, y el diablillo apareció para recoger su par te; pero con gran sorpresa, solamente encontró hojas en aquel campo. El labrador; sin embargo, se puso a cavar y obtuvo muchas y muy hermosas zanahorias.

—Bueno, esta vez me has ganado— dijo el diablillo al labrador, pero de hoy en adelante no te burlarás de mí: me quedaré con lo que crezca debajo de la tierra, y tú con lo de encima.
—Muy bien, de acuerdo.

Le respondió el labrador. Llegó la época de siembra , y el labrador en vez de sembrar zanahorias, sembró trigo.

El trigo maduró y el labrador fue a la chacra y lo segó al ras del suelo.

A su retorno, el diablillo se puso a cavar con mucho esfuerzo, pero no encontró más que residuos de paja. Este acto le dio tanta rabia que al verse burlado por segunda vez, motivó su retiro definitivo del lugar.

El labrador viéndose libre del diablillo, desenterró el tesoro escondido y no solo se quedó con aquella inmensa fortuna, sino que a partir de la fecha pudo obtener grandes y excelentes cosechas.

Hermanos Grimm
(Adaptación)

El Labrador Y El Diablillo, Cuentos Infantiles, Cuentos Cortos, Cuentos De Hermanos Grimm, Cuentos Clásicos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada