SHUYSHUNA LA COLADORA DEL AGUA CUENTOS DE ANCASH


SHUYSHUNA, LA COLADORA DEL AGUA

Siendo yo pequeña, escuché un día a una anciana indígena que ayudaba a mi madre quizá sea la heroína de este cuento pero con otro ropaje, decirle, que los ángeles colaban el agua con siete coladores, de modo que el agua, sea del río manantial o acequia eran limpias y que lo tomáramos sin recelo. A lo largo de los años no he olvidado este relato y gracias a ello, conocerás a Shuyshuna.

Hasta hace algunos años, ella era feliz. Su trabaja le encantaba y lo hacía gustosa y con gran facilidad.
Era bellísima, su figura etérea, llena de hermosura natural, era cautivante. Su bello rostro trigueño, estaba iluminado por unos ojos purísimos. Su cabello era negro, brillante, sedoso, abundante y larguísimo.
Su vestido ¡Oh, su vestido! era un azul claro divino, y completaba su atuendo con una larga capa de color violeta, que la lucía aún más femenina.

Hoy ya no es tan hermosa, sus bellos ojos están nublándose por el humo tóxico del ambiente.
Sus cabellos antes negros y brillantes están ahora opacos y matizados por muchas canas.

Ella es Shuyshuna, la Coladora del agua. No se cuando vino ni de donde. Imagino que es un ángel de Dios, con la tarea de cuidar la pureza de las aguas y el aire.

Shuyshuna, diría yo, que es un ángel mujer, pues es diligente, amante de la limpieza y el orden, como cualquier mujer.

Shuyshuna utiliza sus larguísimos cabellos para colar las aguas y limpiarlas de todas las impurezas con que los hombres contaminamos los ríos, lagos y mares de la tierra. Es tanto el trabaja que realizan estos cabellos, antes brillantes, que están perdiendo su lozanía a velocidad desesperante.

Además, todo esto no queda allí. La bella y bienhechora Shuyshuna está enferma. Te diré porqué; cuando no está colando el agua, ella se tiende a lo largo y ancho del espacio, extendiendo sus cabellos y su cuerpo, que se transforman en finísimo tul, para poder cernir el aire de tanto humo, gases y otros venenos, con que lo hemos saturado y por otra parte protegemos de elementos dañinos que vienen de fuera de nuestra atmósfera. Este trabaja titánico ha traído como consecuencia que su bello vestido azul y su capa violeta se estén rompiendo cada vez más a prisa (capa de ozono) y por esos huecos se están filtrando a nuestra tierra, elementos nocivos para nuestra salud.

Pero Uds. me dirán que se cambie de vestido y ya, pues no puede ser así. El vestido de Shuyshuna es único, igual que sus cabellos y ella toda. Es decir su vestido es su propio cuerpo, no un aditamento.

¿Lo comprendes? Shuyshuna es nuestra bienhechora y la estamos matando poco a poco.
Está enferma y si no hacemos algo, dentro de poco estará grave y también la humanidad junto a ella.
Si Shuyshuna muere, el agua, de tan impura será veneno para todo ser vivo. Si Shuyshuna muere, el aire contaminado hará estallar nuestros pulmones y matará a todo ser vivo.

¿Queremos eso? Por lo menos, yo no lo deseo. Amo a la vida con sus penas y alegrías. Amo a la naturaleza con sus cerros y nevados, con sus árboles y flores. Amo a los ríos, lagos y mares con todos sus habitantes. Amo a la tierra con todos sus animales, aún a la pequeña hormiga y a la araña. Amo a la humanidad toda y quiero la vida para todos y no la muerte. Por eso ¡salvemos a Shuyshuna, la Coladora del agua!.

Hoy amaneció radiante el Sol, limpio el aire, es que anoche llovió y creo que Shuyshuna rejuveneció. Parece que en el mundo hay una corriente, una gran corriente ecológica, para cuidar la Naturaleza y por ende a Shuyshuna. Gracias a Dios.

Cuentos De Ancash, Cuentos De Ancash Huaraz, Cuentos De Ancash Perú, Cuentos De Ancash, Cuentos Regionales De Ancash, Cuentos Telúricos, Cuentos De Violeta Ardiles, Shuyshuna La Coladora Del Agua

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada