LAS REVOLUCIONES INGLESAS RESUMEN


LAS REVOLUCIONES INGLESAS RESUMEN

En 1603, tras la muerte de Isabel I, ascendió al trono Jacobo I Estuardo. El gobierno de este rey fue muy autoritario y se caracterizó por su escasa habilidad diplomática. El nuevo monarca intentó proseguir y reforzar la tendencia al gobierno absoluto de los Tudor.
Durante diez años, Jacobo I gobernó sin convocar al parlamento, afirmando su absolutismo. Pero al encontrarse sin fondos, se vio en la necesidad de convocarlo con la finalidad de que aprobase nuevo impuestos. El parlamento sin embargo, se opuso al monarca no sólo por estar en contra de sus métodos absolutistas, sino por cuestiones religiosas: Jacobo I defensor de la iglesia angelicana y persiguió a los puritanos y a los católicos, muchos de los cuales huyeron de Inglaterra con diferentes destinos. En 1620. un grupo de puritanos migró hacia América del norte, dando inicio a la colonización inglesa de este territorio.
En 1625 murió Jacobo I y lo sucedió su hijo Carlos I. La intolerancia religiosa y las fricciones con el parlamento caracterizaron al gobierno del nuevo rey. En 1640 se vio obligado a convocar al parlamento para resolver los problemas económicos que atravesaba Inglaterra. La asamblea hizo firmar al rey la Petición de Derechos, que limitó su poder y por el cual no podría establecer ningún impuesto sin el acuerdo del parlamento. Frente a estas limitaciones, el rey decidió suprimir las atribuciones del parlamento y se inicio una guerra civil.

Oliver Cromwell
El ejército se enfrentó a las fuerzas del parlamento, lideradas por Oliver Cromwell. Derrotado en 1646 en Naseby, Carlos I fue tomado prisionero y ejecutado en el año 1648.
El parlamento decretó entonces la abolición de la monarquía y fundó un gobierno republicano (Crommonwealth), que encabezó el mismo Cromwell , luego de que el parlamento lo nombrase lord “protector” . Posteriormente, Cromwell disolvió el parlamento y estableció una dictadura. Llevó a cabo una reforma religiosa en la que fue relativamente tolerante con los católicos y los angelicanos, e incluso con los judíos.
Cromwell siguió una política exterior favorable a los intereses económicos de Inglaterra. Reforzó la flota que hostigó en el atlántico a los barcos españoles y tomo medidas que multiplicaron las inversiones destinadas a desarrollar el comercio y la industria.

El retorno de los Estuardo
A la muerte de Cromwell, en 1658, lo sucedió su hijo Ricardo, quien no puede mantenerse en el régimen ya que, tras una breve guerra interna los Estuardo retornaron al trono inglés.
Carlos II ocupó el trono prometiendo una amnistía y el respeto de las leyes dadas por el parlamento. Sin embrago, se apartó de sus promesas iniciales y trató de restablecer el absolutismo. En 1685 lo sucedió su hermano Jacobo II, cuya fe católica y su desconocimiento de los derechos del parlamento aceleraron el malestar de los parlamentarios.
La guerra civil se reinició, Jacobo II fue expulsado de Inglaterra en 1688 y se ofreció el trono a Guillermo de Órange, príncipe protestante de Holanda, y su esposa María, anglicana e hija de Jacobo II. A este movimiento se denominó la Revolución Gloriosa. El nuevo rey juró la Declaración de los Derechos, donde se reconocían los derechos y las libertades de los ciudadanos ingleses, así como las limitaciones del poder real y las atribuciones del parlamento. Quedó instalado así el moderno sistema político inglés.

La decadencia española
Luego de los reinados de Carlos V y Felipe II, el poderío español comenzó una serie de reyes ineficaces (Felipe III, Felipe IV y Carlos II), a quienes se les conoce como “Austria menores”, por ser descendientes de la casa real de Austria.
Estos reyes entregaron la conducción del gobierno a miembros de la nobleza, conocidos como válidos o favoritos, quienes a pesar de tener dotes de gobernantes, no pudieron evitar la corrupción general que sufrió el reino y la declinación de su prestigio internacional.
La situación se agravó durante el reinado de Carlos II (1665- 1700) último monarca de Habsburgo, quien murió alejado como sucesor a Felipe de Anjou. Esta situación provocó un conflicto internacional, ya que Felipe era nieto de Luis XIV. Las potencias rivales de Francia (Inglaterra, Holanda y Austria) reaccionaron ante el temor de que aumentara el poderío francés. Así se inicio la guerra de sucesión española, que finalizó con el tratado de Utrecht(1713).
Felipe V inauguró la dinastía de los borbones en España.

La crisis demográfica y económica
Durante el siglo XVII se produjo en España una drástica reducción del número de habitantes. Las principales causas del descenso demográfico fueron: la inmortalidad causada por las guerras, el hambre (hubo una serie de malas cosechas) y la peste, así como la emigración a América y la expulsión de los moriscos.
Junto con la crisis demográfica hubo un retroceso de la economía española, que se manifestó en el estancamiento de la agricultura, el comercio y la industria.
Pero los problemas con lo que se enfrentó España comenzaron mucho antes, a fines del siglo XV. Con la expulsión de los moros y los judíos, España perdió la oportunidad de tener una clase comercial e industrial propia que permitiera un desarrollo económico interno. Por ello, la plata americana no pudo ser retenida en España y se perdió en manos de banqueros y comerciantes holandeses y alemanes. Además, las sucesivas guerras llevaron a España a la bancarrota.
Estos problemas se agravaron en el siglo XVII. La producción de plata de las colonias americanas disminuyó en las primeras décadas del siglo, lo que ocasionó al estado español graves dificultades económicas. Cuando la monarquía intento aumentar los impuestos para enfrentar la crisis, hubo grandes levantamientos.

Las derrotas militares
España sufrió, asimismo, sucesivas derrotas militares en Europa durante el siglo XVII. Al finalizar la guerra de los treinta años, tuvo que reconocer la independencia de Holanda y ceder parte de sus dominios a Francia. Al mismo tiempo, ante la imposibilidad de defender su dominio sobre Portugal, en 1640 se produjo una revuelta que culminó con la independencia portuguesa y la coronación de Juan IV de Braganza.

Las Revoluciones Inglesas Resumen, La Revolución Inglesa Resumen, Las Revoluciones Inglesas, las revoluciones inglesas del siglo XVII, Para Niños De Primaria, Secundaria, Historia Universal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada