LA TIERRA DE JAUJA


LA TIERRA DE JAUJA

(En la calle, dos estudiantes están hablando)

PANARIZO: ¿Qué haces aquí, Honzinguera?

Honzinguera: Estoy aguardando a un aldeano que lleva una olla de viandas para su mujer. Quédate y le contaremos algunas historia de la tierra de Jauja. Él se embobará tanto que podremos llenar nuestras panzas. ¡Ahí viene ya!.

(Entra Mendrugo, un aldeano. Lleva en la mano una olla bien tapada.)

Honzinguera: ¡Hola, compañero! ¿Adónde vas con esa olla?
Mendrugo: Voy a la cárcel, pues tengo a mi mujer presa. Pero la justicia es buena y espero que pronto la dejen libre. Y entonces volveremos a ser felices, aunque quizá tengamos que irnos a otro pueblo.

Panarizo: ¿Y por qué no te vas a la tierra de Jauja?

Mendrugo: ¿Cómo? ¿Qué tierra es ésa?

Honzinguera: Ven. Siéntate un poco y te contaremos las maravillas de esa tierra de jaulas. Siéntate aquí, en medio de los dos. Mira .... (Señala el cielo.)

Mendrugo: Ya miro, señor.

Honzinguera: (Mete la mano en la olla.) En la tierra de Jauja hay un río de miel y, junto a él, otro de leche. Y entre río y río hay una fuente de mantequilla encantada con requesones que parece que está diciendo: “Cómenos, cómenos “.

Panarizo: (Le hace volver la cabeza. Mientras él habla, su compañero saca viandas de la olla y las echa en la alforja.) En la tierra de Jauja hay unos árboles cuyos troncos son de tocino, y las hojas son hojaldres, y los frutos, pasteles que parecen decir: “Mastícanos, mastícanos...”.

Honzinguera: Mira, en la tierra de Jauja, las calles están empedradas con yemas de huevos y, entre yema y yema, hay un pastel con lonjas de tocino que dicen: “Tráganos, tráganos...”.

Mendrugo: Ya parece que las trago.

Panarizo: En la tierra de Jauja hay unas parrillas con muchas gallinas, y pavos, y perdices, y conejos, y chanchos... que están diciendo: “Engúllenos, engúllenos...”.

Mendrugo: ¡Pecador de mí! Me estaría todo el día oyendo cosas de comer.

Honzinguera: En la tierra de Jauja hay muchas cajas de caramelos, muchas tortas, muchos mazapanes y muchos chocolates que están diciendo: “Cómenos, cómenos...”.

Panarizo: Mira, en la tierra de Jauja hay muchas ollas de arroz y queso.

Mendrugo:¿Cómo ésta que traigo yo?

Panarizo: ¡Sí, pero llenas! (Los estudiantes salen corriendo.)

Mendrugo: ¿Dónde están eso dos de la tierra de Jauja? ¡El diablo los lleve! ¡Mi olla está vacía! Si había tanto de comer en su tierra, ¿por qué vaciaron mi olla?. Pues yo enviaré tras ellos a los policías para que los lleven a la cárcel. ¡Ay mi olla!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada