EL VASO ENCANTADO - CUENTOS SOBRE ENCANTADOS


EL VASO ENCANTADO CUENTOS SOBRE ENCANTADOS

Al morir un monarca que gobernaba el Perú, durante el Imperio del Tiahuanaco, antes de que Manco Cápac fundara el Tahuantinsuyo, dejó el poder en manos de su hijo.

El joven soberano era muy trabajador y completamente distinto de varios de los anteriores reyes, que habían vivido en medio de grandes diversiones y sin preocuparse de gobernar.

En cuánto al pueblo, seguía el ejemplo de sus emperadores y se pasaba los días en banquetes y borracheras.

No existía maíz en los graneros y las mujeres y los niños sufrían hambre y frío.

El nuevo rey, llamado Pirua, ordenó que todos volvieran a trabajar inmediatamente, amenazando con dar muerte al que no cumpliera esa orden. Al poco tiempo no se veía ya, por las calles, un solo mendigo ni un borracho y aquel pueblo volvió a ser rico y feliz.

Pero había un grupo de holgazanes que se hallaban muy descontentos porque ya no podían vivir ociosos como antes y entonces comenzaron a esparcir, por todas partes, las voces de que Su Majestad Pirua era un borracho, para que el pueblo se levantara contra él y lo asesinara.

En cuanto el emperador se enteró, ordenó a diez fieles servidores que fueran disfrazados, por toda la ciudad, y averiguaran disimuladamente, quiénes eran aquellos malvados que así lo calumniaban.

Esa misma tarde, los diez espías, vestidos de modo que nadie pudiera reconocerlos, se dispersaron por todas partes, y entrando en casas, talleres y cuarteles, descubrieron pronto a los infames; los ataron de pies y de manos y los llevaron presos.

Pero cuando los jueces los interrogaron, aquellos mentirosos negaron haber hablado mal del rey.

Entonces Su Majestad Pirua hizo llamar a su famoso adivino.
- Sabio mago; le preguntó: ¿qué podré hacer para que estos malvados confiesen la verdad?

El buen anciano, sacando de una bolsa que llevaba oculta cuidadosamente, un vaso de oro adornado con piedras preciosas, dijo al rey:

¿Ves este vaso? Todo el que bebe en él se ve obligado, aunque no quiera, a confesar la verdad a todo cuanto se le pregunta. Manda preparar un banquete e invita a todos los prisioneros, diciéndoles que, como son inocentes, vas a darles libertad; pero que antes, deseas comer con ellos para desagraviarlos, y dales de beber en este vaso.

Lo hizo así el rey; les sirvió platos de oro una opípara cena, y al terminar, un copero fue ofreciendo chicha a cada comensal, en el vaso mágico. Los diez infames bebieron encantados, pensando que en cuanto se vieran libres, darían muerte a Pirua y se apoderarían de todas las riquezas.

Terminado el banquete, el emperador invitó a todos, a que pasaran al gran salón con paredes forradas en oro y se sentó en su trono, rodeado de los príncipes, de los generales y de toda su corte. Entonces llamó a los jueces y les ordenó que volvieran a preguntar a sus diez invitados si era cierto o no que lo habían calumniado.

Ellos, muy tranquilos, sin saber lo que les esperaba, fueron desfilando ante los jueces. Estos les interrogaron y cuando los prisioneros quisieron negar de nuevo lo que habían hecho, empezaron a confesar, sin darse cuenta.

Entonces, espantados, cerraron la boca con todas sus fuerzas, apretando los dientes y ajustando los labios; pero éstos se abrieron inmediatamente y comenzaron a decir la verdad.

Viendo esto, se taparon la boca con las dos manos, pero sus labios se abrían de nuevo y se movían rápidamente hablando con voz tan alta, que dejaba oír en toda la sala lo que sus dueños querían ocultar.

Después de haberlos escuchado, el emperador hizo una seña e inmediatamente ingresaron en el gran salón veinte soldados que, cogiendo a los infames, los llevaron fuera y les dieron muerte en el acto.

Pirua mandó llamar luego al anciano mago, le obsequió grandes riquezas y le nombró Adivino Primero del Imperio.

Desde aquel día, nadie pensó en sublevarse contra el emperador y aquella nación llegó a ser el reino más grande y rico de la tierra.

El Vaso Encantado Cuentos Sobre Encantados, Cuentos Infantiles Encantados, Cuentos Largos Sobre Encantados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada