EL DESAYUNO POEMA AL DESAYUNO


EL DESAYUNO

¡Para qué negarlo!
Hoy me he desayunado de lo más bien
en un restaurante de jerarquía:
jugo para matar la bilis,
leche descremada,
asado con pechuga,
pan integral y mermelada;
hasta le he dado su propina al mozo.
Pero en pleno gusto
me ha cosquilleado el hartazgo:
un niño en sombra,
con un brazo en cabestro
y una mano como a la espera
de invisible hostia,
me ha musitado una súplica.
¡Qué cara de contento ha puesto
con las migas enrolladas,
las burbujas resecas de la leche
en el fondo del vaso,
el olor acre del asado,
las cáscaras torcidas de la fruta!
¡Para qué negarlo!
Hoy me he desayunado de lo más bien.
¡Sólo que ese niño en sombra
me ha dejado en ayunas!

Saniel Lozano Alvarado

Poemas, Poema Al Desayuno, Poemas De Saniel Lozano Alvarado, Poemas Infantiles, Poema Para Niños, Poemas Cortos Para Niños, De Primaria, Para Escolares

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada