DE CÓMO REPARTIÓ EL DIABLO LOS MALES POR EL MUNDO RESUMEN CIRO ALEGRÍA


DE CÓMO REPARTIÓ EL DIABLO LOS MALES POR EL MUNDO RESUMEN CIRO ALEGRÍA

Voy a contarles y no olviden, porque es cosa que un cristiano debe tener bien presente, esta historia que nosotros no olvidaremos jamás y que diremos a nuestros hijos con el encargo de que la repitan a los suyos, y así continúe transmitiéndola y nunca se pierda.

Esto ocurrió en un tiempo en el que el diablo salió para vender males por la tierra. El hombre ya había pecado y estaba condenado, pero no había variedad de males. Entonces el diablo, con su costal al hombro, iba por todos los caminos de la tierra vendiendo los males que llevaba empaquetados en su costal, pues los había hecho polvo. Había polvos, es decir males, de todos los colores: ahí estaba la miseria y la enfermedad la avaricia y el odio, y la opulencia que también es mal y la ambición, que es un mal también cuando no es la debida, y he aquí que no había mal que faltara.... Y entre esos había uno chiquito y con polvito blanco, que era el desaliento......

Y así es que el la gente iba para comprarle y todita compraba enfermedad, miseria, avaricia y los que pensaban más compraban opulencia y también ambición ... Y todo era para hacerse mal entre los mismos cristianos.

El Diablo les vendía cobrándoles buen precio, pero al paquetito con polvito blanco lo miraban, más nadie le hacía caso ..... “¿Qué es, pues, eso?”, preguntaban por mera curiosidad. Y el Diablo respondía “El desaliento”, y ello decían: “Ése no es gran mal” y no lo compraban. Y el Diablo se enojaba, pues la gente le parecía demasiado cerrada de ideas.

Y cuando de casualidad o por mero capricho alguno lo quería comprar, preguntaba: “¿Cuánto?”, y el Diablo respondía: “Tanto”. Y era, pues, un precio muy caro, más caro que el de toditos los paquetes, y he aquí que la gente se reía diciendo que por ese paquetito tan chico y que no era tan gran mal no estaba bien que cobrara tanto, insultando también al Diablo diciéndole que era muy diablo para quererlos engañar así.... Y entonces el Diablo montaba cólera, pero también se reía viendo cómo no pensaba la gente.....

Y es así que vendió todos los males, pero nadie le quiso comprar aquel paquetito, porque era chiquito y el desaliento no era gran mal.

Y el Diablo decía: “Con éste, todos; sin éste, ni uno” y la gente más se reía creyendo que el Diablo se había vuelto zonzo. Y he aquí que sólo quedó aquél paquetito, por el que no daban ni un cobre..... Entonces el Diablo, con más cólera todavía y riéndose con la misma risa de un diablo, dijo: “Esta es la mía”, y echó al viento aquel polvo para que se fuera por todo el mundo.

Desde entonces, todos los males fueron peores, por ese mal que voló por los aires y enfermó a todos los hombres. Basta con fijarse un poco nada más, para darse cuenta... Si el hombre es afortunado y poderoso, pero cae desalentado, nada le contenta y se pierde en el vicio. Si es humilde y pobre, entonces el desaliento lo pierde más rápido todavía.....

Así fue como el Diablo hizo mal a toda la tierra, pues el desaliento ningún mal podría pescar a un hombre......

Es así como el desaliento está en el mundo, pero podemos vencerlo si contemplamos las cosas positivas que hemos hecho o que podemos hacer.

Niños del mundo: que el desaliento no empañe nunca vuestro corazón.

Ciro Alegría

De Cómo Repartió El Diablo Los Males Por El Mundo Resumen Ciro Alegría, Lectura Infantil

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada