LA JARACHUPA Y EL UTUSHCURO FÁBULAS QUECHUAS


La Jarachupa y el Utushcuro
Fábulas Quechuas

Caminaba distraída una jarachupa, cuando reparó en un utushcuro que, triste y abatido, presa de hambre, iba jadeante, arrastrándose penosamente por entre las malezas de un matorral.

-Oruguita, ¿adónde vas? -preguntóle la muca.
-A roer la raíz de las hierbas –respondió con voz apagada y trémula.
Pasó el invierno con sus hielos y sequías, sus inclemencias y rigores. Vino la primavera con sus lluvias y rocíos, sus flores y sus frutos.

Volviéronse a encontrar nuevamente los camaradas. Y, con la cabeza erguida e inflado de orgullo, el irascible gusano, deslizábase infatuado por entre las cañas y mazorcas de un tupido maizal, sin dignarse mirar a la jarachupa, que, sorprendida por ese cambio y extrañada de tanta arrogancia, le interroga:

-Señor gusano, ¿adónde está usted yendo?
Irguiéndose aún más la enfurecida oruga contestó altanera y con mucho énfasis:
-¡A comer corazón de choclos negros!

Y tanto y tanto se irguió el “valiente” utushcuro, que alcanzó a divisarlo un chihuaco y se lo devoró.

La Jarachupa Y El Utushcuro, Fábulas Quechuas, Fábulas Quechuas Para Niños

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada