FÁBULA MUY CORTA EL CAMINANTE Y EL CUERVO


FÁBULA MUY CORTA EL CAMINANTE Y EL CUERVO

Un caminante escucho en su trayecto una voz amistosa: -¡Salud, amigo mío!.
El peregrino detuvo su andar, miró a todas partes y no vio a nadie. Mortificado, prosiguió su camino.

No avanzó mucho y volvió a escuchar el saludo. Se detuvo; pero, igual que antes, no vio a nadie.

Como la broma se repitiera, escudriño el paisaje para dar con el causante, perdiendo precioso tiempo.

De pronto, apareció un cuervo que decía:

-¡Salud! ¡Salud! ¡Buen viaje!.

El caminante, al verse chasqueado, exclamó:

-¡Bellaco plumífero, cómo te desteto! ¡Haber detenido mi marcha con la prisa que llevo.

Muchas gente pierde su tiempo por escuchar palabras y nada más que palabras.

Tiempo perdido para siempre ido se ha ido.

Fábula Muy Corta El Caminante Y El Cuervo, El Caminante Y El Cuervo, Fábula Muy Corta Para Niños De Inicial, Fábula Muy Corta Para Comprensión Lectora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada