EL PUMA Y LA ZORRA FÁBULAS CORTAS


EL PUMA Y LA ZORRA

Había helado tanto que un pobre puma yacía tiritando de frío al pie de una loma, cuando acertó a pasar una zorra, describiendo piruetas en el aire para entrar en calor. Detiénese y le dirige la palabra.

-¡Oye compadre!, ya que estamos friolentos vamos a calentarnos azotándonos mutuamente; pero eso sí, antes nos amarraremos los pies a fin de no encolerizarnos y hacernos daño.

Dicho y hecho. Tocóle primero al puma, que ató de pies y manos a la zorra y le arrimó unos cuantos zurriagazos hasta hacerla brincar.

Llególe el turno a la zorra, la que, a su vez, atrincó al león y lo flageló despiadadamente. Dejándolo amarrado, huyó sin dar oídos a sus lamentos, pues lo suponía irritadísimo, y no sin razón, después de la manera cruel como lo había zurrado.

El puma, dolorido y maltratado, logró desasirse como pudo, jurando castigar ejemplarmente a la que había osado burlarse de modo tan inicuo y azotado sin compasión al rey de los animales. Caminaba en pos de la desvergonzada zorra, cuando a pocos pasos la apercibe profundamente dormida tras unas matas de paja. Coge un manojo de briznas y se le pone a cosquillar el hocico a la muy taimada, que sacudía su poblada cola, exclamando ufana: “¡Chuspi (moscas) fuera, que estoy durmiendo después de haber azotado al león!”. Y repetía: “Chuspi, fuera que estoy durmiendo después de haber azotado al feroz puma!”, con esto lo encolerizaba más recordándole su afrenta; así que cogiéndola por el rabo y sin darle tiempo para encomendar su alma, la aventó barranca abajo, donde se hizo polvo.

El Puma Y La Zorra, Fábulas Cortas, Fábulas Para Niños

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada