CUENTOS PARA NIÑOS EL TERNERO QUE SE ESCAPÓ


CUENTOS PARA NIÑOS EL TERNERO QUE SE ESCAPÓ

El ternero Billy vivía en una granja. Un día, su dueño lo separó de su mamá y lo puso en el patio posterior de la casa donde podía comer yerba. Alrededor del patio había una cerca, pero el ternero quería salir y comer yerba a lo largo del camino; así que comenzó a empujar y empujar la cerca. Hasta que logró hacerle un hueco suficientemente grande para que saliera y al fin logró salir.

Ya libre, comenzó a comer la hierba fresca a lo largo del camino. ¡Qué buena estaba la hierba! Comía mientras caminaba. Comía en un lado del camino y después en el otro.

Así caminando llegó a otro patio que estaba lleno de apetitosa hierba, pero también tenía una cerca alrededor. Había un letrero que decía “Cuidado con el perro” pero el ternero Billy no podía leer el letrero; así que puso su cabeza sobre la cerca miró la hierba y al instante un enorme perro vino corriendo y saltó hacía la cabeza. Billy saltó a un lado y comenzó a correr tan rápido como pudo: ¡Maa, Maa!, decía.

Pronto llegó a una pista bastante ancha. Vio un letrero que decía “ALTO”, pero como no podía leer no se detuvo. Largas filas de carros había en ambos lados de la pista. Los carros comenzaron a tocar la bocina, pero Billy no sabía qué rumbo tomar.

¡Maa, maa, maá! Bramaba Billy.

Pip –pip sonaban los carros.
Un chofer comenzó a gritar a Billy, luego todos comenzaron a gritarle: “¡ Sal de la pista, sal !”

Un chofer se bajó, y condujo al ternero a un costado de la pista para que los carros continúen su viaje.

Luego Billy encontró otro letrero que decía: “ALTO, mire y escuche” pero como no podía leer, no se detuvo.

Un tren estaba viniendo muy rápido, Billy no lo vio, solo lo escuchó, por un buen tiempo y cuando ya no podía correr por el cansancio comenzó a caminar. Caminaba cada vez más lento.

Al final llegó a otra cerca que tenía un hueco. Era el hueco que él mismo había hecho.

La familia lo vio y le gritaban: “¡Billy nosotros pensábamos que te habías perdido”! ¿Dónde te fuiste?. Pero como Billy no podría hablar no respondió nada. Sólo demostraba que estaba alegre de haber vuelto a casa. Nunca más quiso salir de su granja, donde la yerba fresca era bastante buena.

El Ternero Que Se Escapó, Cuentos Para Niños De Primaria, Cuentos De Terneros, Cuentos Infantiles Para Niños, Para Primaria



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada