LA UNIFICACIÓN DE ITALIA RESUMEN


LA UNIFICACIÓN DE ITALIA RESUMEN

Desde la desintegración del Imperio Romano, la península Italiana había pertenecido dividida en varios Estados. Los sentimientos nacionalistas que postulaban la unidad se difundieron en Italia mediante las obras y la actividad de personas como Giuseppe Mazzini y Giuseppe Garibaldi, que exaltaban, ante todo, el valor de la lengua como elemento de unidad. De hecho, se produjeron revueltas de carácter nacionalista en todas las oleadas revolucionarias.


Mazzini, partidario de la unificación

“Somos un pueblo de 21 a 22 millones de hombres, llamados desde tiempos inmemorables, con un mismo nombre –el de pueblo italiano–(...), tenemos las mismas y las mismas costumbres (...), [sin embargo] no tenemos bandera, no tenemos político, ni disfrutamos de un lugar entre las naciones europeas. No tendremos centro común, no tenemos ninguna carta, ni un mercado unificado. Estamos desmembrados en ocho Estados (...). Ocho líneas de aduanas limitan nuestro mercadoy nos impiden la industria y la actividad comercial (...) Ocho sistemas

El fracaso de la revolución de 1848 mostró dos cosas: que no todos los italianos compartían las ideas nacionalistas, y que para expulsar a Austria de Italia era necesaria la ayuda extranjera. Se hizo patente que la unificación sería fruto de una guerra con participación de las grandes potencias. La iniciativa de la unificación la tomó el reino de Piamonte –Cerdeña–, con su rey Víctor Manuel, y especialmente su primer ministro Cavour, quien consiguió el apoyo del emperador Napoleón III.
La primera fase de la unificación quedó señalada por la incorporación de Lombardía, con los triunfos del ejercito francosardo en Magenta y Solferino. En la segunda fase se anexó a Parma, Módena y Toscana, que en medio de la agitación nacionalista derrocaron a sus príncipes y votaron por su incorporación al reino de Cerdeña. Al mismo tiempo, Garibaldi, con el apoyo secreto de Cavour, incorporo las regiones de Nápoles y Sicilia.
En 1861, un Parlamento formado por los representantes de los territorios unificados otorgó a Víctor Manuel II el titulo de rey de Italia. Faltaban algunos territorios, que serían incorporados luego de una tercera campaña marcada por la guerra entre Austria y Prusia. Piamonte apoyó a esta última, logrando la incorporación del Véneto.
La unificación parecía terminada, pero faltaba Roma, protegida por Napoleón. Esta situación se prolongó hasta 1870, año en que las fuerzas de Víctor Manuel II entraron en ella. La unidad italiana era un hecho, y en 1871 Roma pasó a ser la capital del reino.

La Unificación De Italia Resumen, Unificación Italiana, La Unificación De Italia Para Niños, La Unificación De Italia Para Escolares, La Unificación De Italia Primaria, La Unificación Italiana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada