EL ASNO Y LA ESTATUA - CUENTOS INFANTILES


EL ASNO Y LA ESTATUA

En los tiempos antiguos, un hombre, cargando a su asno con la estatua de un dios, lo encaminó a la ciudad.

Los transeúntes, viendo a la venerada imagen sobre los lomos del jumento, se arrodillaban a su paso.
Pero el muy asno creyó que era a él a quien la gente rendía culto e, inflándose de orgullo, comenzó a rebuznar, rehusando proseguir la marcha.

El arriero, adivinando su pensamiento, le dijo, mientras le apaleaba el lomo con una vara:

– ¡Pobre majadero! ¿Crees que a un asno van a venerar los hombres?

Desprecio y caridad
contra la necedad.

1 comentario: