CUENTOS CORTO SOBRE LA VERACIDAD


LA VERACIDAD

Oscar era un niño que muy pocas veces decía la verdad. Estaba acostumbrado a mentir, y en cualquier ocasión gozaba diciendo una mentira.

Vivía con sus padres en su bonita casa de campo, ubicado en el lugar llamado Parantama. Un día que estaba jugando en el camino, vio acercársele un hombre de avanzada edad, muy fatigado y empolvado, con un maletín en la mano y guardapolvo blanco.

Dime niño, le dijo el anciano.
- ¿Este es el camino que conduce a Parantama?
- No señor, le respondió Oscar, con el deseo de mortificar al caminante.
- Es aquel otro que va hacia la derecha, recalcó el mentiroso.

El forastero siguió el camino indicado por el niño cuya dirección fue cambiada, mientras que este sonreía maliciosamente, satisfecho de haber usado la mentira para confundir al caminante.

Pasadas algunas horas, el niño Oscar llegó a su casa, y se sorprendió al ver que en ella reinaba el dolor y la confusión. La mamá de este niño mentiroso había sufrido un ataque cardiaco, y por falta de atención médica oportuna, se había agravado el mal.

El niño ingresó corriendo al dormitorio; en el encontró junto a la cama de su madre falleciente, al médico que decía en tono grave a su padre:

Si no hubiera sido engañado por un niño que me dio una falsa ruta, hubiera llegado a tiempo; desgraciadamente ahora ya es muy tarde amigo mío.

Oscar llevó toda su vida, el remordimiento de haber contribuido con su mentira a la muerte de su querida madre.

Moraleja: LA MENTIRA PERJUDICA A LOS DEMÁS, COMO AL PROPIO MENTIROSO.

CUENTO CORTO SOBRE LA VERACIDAD

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada