CUANDO DIOS DICE QUE NO


CUANDO DIOS DICE QUE NO

Había una vez una niña pequeña que quería una muñeca. Cada tarde, se hincaba a decir sus oraciones, y a recordarle su deseo a Dios: "Por favor Dios, dame una muñeca para Navidad". La Navidad llegó y pasó, pero no había muñeca para la niña.

El cumpleaños de la niña era a finales de enero, así que una vez más agregó una petición especial cada noche para su muñeca: "Por favor Dios, no quiero otra cosa, sólo mi muñeca". Cuando abrió sus regalos de cumpleaños, no encontró ninguna muñeca.

Seguía el día de la amistad, y la niña redobló sus esfuerzos: "No quiero dulces, Dios sólo una muñeca, por favor". Su hermano que todo el tiempo había escuchado sus plegarias nocturnas, se agotó de oír lo concerniente a la muñeca: “¿Por qué no te das por vencida?" - le preguntó impaciente: "Dios no está respondiendo a tus oraciones".

- "Pero Dios si está respondiendo a mis oraciones", contestó la pequeña.

- "¿Cómo es posible que Dios esté respondiendo a tus oraciones? - respondió su hermano: "La Navidad llegó y pasó, y recién fue tu cumpleaños, y todavía no tienes tu muñeca.

Dios no está respondiendo a tus oraciones".

- "Sí lo está", repitió ella: - "Dios me está diciendo que ¡NO!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada