EL VIENTO Y EL SOL FÁBULAS DE ESOPO CON MORALEJA


EL VIENTO Y EL SOL

El viento y el Sol discutían en cierta oportunidad cual de ellos era el más poderoso, y al ver pasar a un caminante propuso el viento una apuesta: el que lo despojara de sus ropas sería el ganador. Aceptó el Sol la apuesta y cedió al viento el primer turno.

Comenzó el viento soplando con fuerza, pero el hombre se abotonó mejor sus vestidos para protegerse del frío, sopló entonces con todas sus fuerzas, produciendo vientos huracanados, pero el hombre se abrigó cada vez más, y se puso encima un sobretodo para protegerse mejor.

Fracasados los intentos del viento, le tocó el turno al Sol. Este comenzó brillando suavemente, y el hombre se quitó el abrigo; arreció entonces el Sol y sus cálidos rayos obligaron al hombre a despojarse de su saco, y luego también de su camisa, con lo que el Sol fue declarado vencedor.

Moraleja: La conclusión que podemos sacar de esta fábula de Esopo, es que la sagacidad y las buenas maneras rinden, muchas veces, mejores frutos que la fuerza bruta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada