CARLITOS Y SU FLAUTA MARAVILLOSA - CUENTOS INFANTILES


CARLITOS Y SU FLAUTA MARAVILLOSA


En una montaña cerca de la cumbre, donde la nieve y la helada cubren por completo el verde césped durante el invierno, vivían unos alegres pastorcillos, entre ellos, Carlitos y su amiguita Maribel.

La gran afición de Carlitos era la de tocar hábilmente la flauta, su instrumento predilecto, además de dominar otros instrumentos.

Maribel, su amiguita, le acompañaba a todas partes y se sentía feliz escuchando las dulces melodías del joven pastor, bailando al son de la flauta. Así, invierno, tras invierno, iban pasando los años y Carlitos seguía cultivando su afición melódica, porque quería llegar a ocupar un sitial muy alto, y para ello sabía que sus ovejas se sentían felices oyéndole. Tocaba tan bien, que hasta el viento al rozar con los árboles y las hierbas del campo, le hacia rumorear con dulce melodía.

Uno de los muchos días en que Carlitos y Maribel salieron a pastorear, tanto frío hacia, que una de las ovejas quedó desmayada por la helada. Frente al hecho, Maribel ni corta ni perezosa, le quito la flauta a Carlitos y comenzó a tocar para reanimarla.

Ella sabía que con los alegres sonidos la ovejita se levantaría, y así fue. Carlitos la alzó sobre sus hombros y se la llevo al pueblecito donde vivía, para que el pobre animal acabara de reponerse.

Al enterarse de lo ocurrido, llegaron al pueblo pastores de todas partes, y muchos de ellos pidieron a Carlitos que les enseñara a tocar. Y él, atendiendo a lo que le pedían, no tuvo ningún inconveniente en fundar una Escuela de Música al aire libre; desde entonces, con el correr del tiempo se fue haciendo famoso en aquellos contornos de su querido y amado pueblo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada