UNA ANÉCDOTA CORTA


ANÉCDOTA
Paseaba en compañía de un comerciante el tercer presidente de los Estados Unidos, Thomas
Jefferson {1743-1826}, Y un esclavo que se cruzó con ellos en la calle le saludó de manera deferente; cortesía a la que el presidente contestó con aire de bondad.
-¿Por qué, -le preguntó el comerciante- se presta usted a saludar a un negro?
-Sentiría mucho -respondió Jefferson- que un esclavo me ganase en urbanidad, cortesía; es decir, educación.
Tony Ramírez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada