LA CIUDAD Y LOS PERROS PERSONAJES SECUNDARIOS - RESUMEN MARIO VARGAS LLOSA


PERSONAJES SECUNDARIOS Y LA OBRA LA "CIUDAD DE LOS PERROS"


«Boa»
El «Boa» se caracteriza por tener el miembro viril desarrollado y una gran fuerza física, atributos que le garantizan el ingreso al grupo selecto del 5to. año, «El Círculo», conformado por los alumnos más fuertes, aguerridos y violentos, es decir, «los matones» del colegio.

El líder del Círculo es el «Jaguar». El «Boa» está a su disposición y acepta todo lo que este impone. A pesar de no estar de acuerdo con todas las decisiones y actitudes del «líder», considera vital ser su amigo, y no su enemigo, como estrategia para sobrevivir en el colegio militar, un grupo en que prima el egoísmo, la violencia y la brutalidad, y donde es necesario ser el más fuerte para dominar y no ser subyugado. Es el único que defiende al Jaguar cuando toda el aula lo acusa a de soplón, y termina agarrándose a golpes con el brigadier Arróspide.

A pesar de vivir en un lugar tan rígido y salvaje, el «Boa» tiene una amiga, la perra «Malpapeada» que es la mascota del colegio. El aprecia la fidelidad del animal, que representa un escape del mundo virulento y deshumanizado del colegio, por eso su vida gira en torno a la inocente criatura, como una forma de liberación y de vivencias de protección y calor. El «Boa» representa lo irracional y lo más brutal de ese universo. Pero a la vez, significa la capacidad de ternura dentro de lo sórdido.

El serrano Cava

Porfirio Cava es otro de los integrantes del «Círculo». Es apodado «el serrano» por ser oriundo de la región andina, y también «el cholo». Se caracteriza físicamente porque le crecían pelos en la frente, lo que motiva la chacota de sus compañeros. Después del Jaguar, era el que más batía al Esclavo y a algunos profesores, como a Fontana, el profesor de francés.

Era de los pocos que tenía vocación militar y soñaba ser oficial de artillería. A él le encargan el hurto de las preguntas del examen de química, pero en su exaltación rompe un vidrio de la ventana por donde entra a cometer la fechoría. Sus amigos lo increpan y lo tachan de bruto.
Delatado por el Esclavo, es expulsado y debe volver a su tierra, en total fracaso. «Los serranos tienen mala suerte, siempre les pasan cosas», reflexiona el Poeta.

El «Rulos»

El «Rulos» es otro integrante del «Círculo», es decir, de los matones de la primera sección del 5to. año. Particularmente se divierte fastidiando al
Poeta y algunos piensan que le tiene envidia. Cuando toda el aula se abalanza sobre el Jaguar, acusándolo de soplón, el «Rulos» huye y deja desamparado a su amigo. Por ese motivo el Jaguar se enemista con él, y no le vuelve a hablar jamás.

El brigadier Arróspide

Arróspide es el brigadier de la sección y junto con el Poeta de los pocos «blanquitos» miraflorinos del colegio, y los únicos de su sección. Es un estudiante muy aplicado, un «chancón», por lo que lo eligieron brigadier tres años consecutivos. Es quien encabeza a toda el aula contra el Jaguar, gritándole a coro «soplón».

El teniente Gamboa

El teniente Gamboa, tutor de la primera sección, es el encargado de que todo marche correctamente. Él desarrolla un papel importante dentro de la institución pues debe ser modelo y ejemplo para los cadetes, y además el primero en corregir cualquier incorrección al interior del colegio. Su método de enseñanza se basa exclusivamente en la inflexible disciplinacastrense que no acepta términos medios, esta actitud siempre hostil, y poco dispuesta al diálogo reflexivo o permisivo, le otorga el respeto necesario para dirigir esta sociedad en la que predomina el código del más fuerte.

Al ocurrir la muerte de Ricardo Arana, a causa de un supuesto accidente, Gamboa recibe una confidencia del cadete Alberto Fernández, quien le asegura que el Jaguar había asesinado al Esclavo. Frente a tal acusación, Gamboa intenta comportarse según los principios éticos y prepara un informe sobre el evento para sus autoridades, pero estas prefieren mantener la tesis del accidente para evitar un escándalo comprometedor para el honor de la institución. Gamboa se siente impotente ante la situación y acaba por ser destituido y enviado a un relegado puesto en Puna.

Fuente: Cultura Peruana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada