LA CIUDAD Y LOS PERROS CRÍTICA DE LA OBRA - RESUMEN MARIO VARGAS LLOSA


CRÍTICA DE LA OBRA LA "CIUDAD Y LOS PERROS"


Tanto a través del micromundo del colegio militar como también a través del macromundo de la ciudad y sus distritos, el autor aborda la situación social, económica y política del país y recorre en un viaje vertical los diversos estratos que componen el corpus de la sociedad peruana (latinoamericana) de los años 50 y 60. Los personajes de la novela proceden de diferentes ámbitos geográficos y sociales y reflejan el microcosmos de una sociedad -Lima y el Perú de los años mencionados- bajo cuya fachada hierven odios y prejuicios raciales y culturales, muy particularmente los primeros (“blancos”, «indios», «cholos» y «negros», enfrentados entre sí) así como los enfrentamientos regionales (costeños y serranos). Se percibe en la obra la animosidad del escritor hacia el militarismo brutal y antidemocrático. Como típico representante de la nueva literatura latinoamericana, Vargas Llosa utiliza un lenguaje crudo y un humor negro para lograr el efecto de crítica y denuncia que pretende trasmitir a los lectores.

La técnica de los «vasos comunicantes» es empleada por primera vez con gran maestría, en esta novela. Esta técnica, como la define el mismo autor, consiste en asociar dentro de un plano narrativo situaciones que ocurren en tiempos o lugares distintos, para fundirlos y hacer surgir de ellos una nueva vivencia, distinta de la que existiría si los episodios hubieran sido narrados por separado.

Son tres historias que se intercalan, y que cronológicamente anteceden al relato central de la vida en el internado del Colegio Militar: la historia de Alberto el Poeta, la de Ricardo el Esclavo, y la de otro joven, cuya identidad por el momento no queda clara. Este es un adolescente que también trata de enamorar a Teresa y se dedica al robo; finalmente huye de su casa y pasa a vivir con unos familiares, quienes lo envían al Colegio Militar. En la última parte se devela el misterio: se trata del Jaguar, quien termina casándose con Teresa.

Pero la mayor ambigüedad de la novela radica en la muerte del cadete Ricardo Arana. A pesar que el Jaguar, al final de la novela, se responsabiliza de su muerte, queda la duda de que la muerte haya sido accidental o provocada. Una duda que el mismo escritor ha tratado de mantener pues sus mismos personajes «tomaron su propia vida, y se me fueron de las manos».

Fuente: Cultura Peruana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada