INGREDIENTES DE LA BUENA DISCIPLINA


INGREDIENTES PARA UNA BUENA DISCIPLINA
Si la buena disciplina es tan importante para edificar la estima propia, consideremos entonces sus ingredientes. Volviendo al tema del castigo, ¿cuándo y en qué circunstancias es apropiado usar esa forma de disciplina? Usted no perjudicará a su hijo emocionalmente si sigue esta filosofía:

1) Establezca los límites de antemano. Antes que el niño la quebrante, explíquele exactamente en qué consiste la regla. Asegúrese de que él entiende qué espera usted y por qué. ¡No debería establecerse la 'infracción después que el hecho ha sido cometido!

2) Actúe cuando el chico desafía arrogantemente su autoridad desobedeciendo sus indicaciones. El misma espera que usted lo haga. No lo defraude. El castigo, por lo tanto, debe reservarse para ese momento de conflicto cuando el niño lo desafía a que usted defienda su derecho a conducir. Debe aplicarse en respuesta a su impertinencia, altanería o abierta desobediencia. CUANDO ESTA EN JUEGO EL DESAFIO DELIBERADO, NINGUNA OTRA FORMA DE DISCIPLINA ES TAN EFICAZ COMO EL CASTIGO.

En este sentido, el castigo corporal no es un "último recurso" a ser aplicado después que usted ha gritado, vociferado, chillado, rogado, llorado, o después de haber priva- do al niño de algo o de haberlo puesto en penitencia en un rincón. Debe usarse toda vez que él decide estirar el cuello, apretar los puños y pasar el dedo del pie por encima de la raya que usted ha trazado en el suelo.

3) No castigue al chico por errores y accidentes. No lo castigue por olvidarse de alimentar al perro, o de hacer su cama, o por otros actos de inmadurez. No lo castigue para ayudarle a aprender sus lecciones. (Flip Wilson dijo: "No puedo aprobar que se castigue a un niño para ayudarle a aprender algo. ¿Cómo puede esperar que él aprenda cosa alguna mientras usted está vapuleándole el trasero?" Coincido.)
No lo castigue hoy por algo que usted pasó por alto ayer. Esta clase de comportamiento no representa un desafío deliberado de parte del niño, y él sentirá resentimiento al ser castigado por provocar su ira accidentalmente.

4) Demuéstrele a Juancito que usted lo ama aún después de haberlo castigado. Sin duda él estará esperando y necesitando ese reaseguro. Sin falta, [abra los brazos e invítela a acudir! Abrácelo estrechamente y dígale que lo ama. Mézalo suavemente y explíquele, otra vez, por qué fue castigado y cómo puede evitar problemas en el futuro. No le será posible hablar a un niño de esta manera, de corazón a corazón, mientras usted todavía esté en conflicto; la comprensión y el acercamiento no se logran enviando a su cuarto a un niño enojado y desafiante para que suelte sus berrinches.

Este momento de comunicación se crea por medio de la ventilación emocional producida por un castigo apropiado, y no destruye la estima propia. Origina amor, fidelidad y unidad familiar."

5) La disciplina del castigo debe haberse completado para el tiempo cuando un niño tiene ocho o nueve años de edad. ¡Nunca castigue a un adolescente! Siendo que la estima propia de un adolescente está, de todos modos, en seria duda, una paliza es el máximo insulto, pues lo hace sentir como un bebé.
James Sobson
Ingredientes De La Buena Disciplina
Ingredientes Para La Buena Disciplina
Ingredientes Para Una Buena Disciplina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada