EL SAPO Y LA MARIPOSA - CUENTOS INFANTILES


EL SAPO Y LA MARIPOSA
En el hermoso jardín de una casa de campo, había un sapo hortelano muy trabajador, que cuidaba con mucho cariño aquel lugar.

Saltaba de un lugar a otro y se sentía muy orgulloso por considerarse dueño de las plantas y las flores que lucían sus más brillantes colores.

Las contemplaba feliz; y conversando con el sol le decía: - Señor Sol, no las castigues con tus rayos demasiado fuertes, porque pueden marchitarse!

Y a la lluvia: -Riégalas con cuidado, ellas necesitan de tus caricias y tu humedad.

Un día que saltaba muy contento, porque una rosa había abierto su capullo ofreciendo su color y fragancia, vio que una mariposa se posaba sobre ella y furioso le dijo: -¡ Señora mariposa, fuera de aquí!, ¡no tiene usted derecho de estropear mis flores!, ¡yo las quiero mucho y me cuesta trabajo cuidarlas!.

-¿Qué ronquido es ése?, contesta la mariposa.

-¡ Fuera le he dicho, intrusa!, ¡nadie la quiere por aquí!, replica el sapo. Mientras que la mariposa aclara: -Yo luzco tan hermosa como las flores y ellas sin que yo les pida, me ofrecen alimento.

Diciendo esto inclinó sobre la rosa y sobre las otras flores para saborear su néctar.

-¡ Qué delicioso, señor sapo! Ya ve, las flores son más generosas que usted.

1 comentario: