CÓMO AYUDAR A TU HIJO SI REPITE DE AÑO


CÓMO AYUDAR A TU HIJO SI REPITE DE AÑO

¿TU NIÑO REPITIÓ EL GRADO?
En la gran mayoría de los casos, cuando un niño repite el grado es porque intelectual y afectivamente no pudo afrontar las responsabilidades que implicaban sus obligaciones escolares durante el año. El problema no está necesariamente en el niño. Bien puede estar en el sistema.
En este caso, en tomo del pequeño se debe vivir un clima afectivo maduro, comprensivo, evitando toda agresión y represión. Esto hará de la repitencia una necesidad lógica dentro del marco del aprendizaje y aún beneficiosa para el futuro educativo del niño.

La sociedad, la escuela y usted mismo consideran la repitencia como un fracaso, que en el caso de su hijo y en el suyo propio dan lugar a un sentimiento de culpa. Primero, sáquese esa idea.
Sólo entonces estará en condiciones de ayudar al niño. Si usted siente que es duro postergar un año el progreso del pequeño, expresará inconscientemente su descontento haciéndolo estudiar durante las vacaciones, prohibiéndole la compañía de los amigos o privándolo de algún regalo.

También puede tratarse de un caso de boicot intelectual o contrainteligencia; o sea que un niño tiene suficiente capacidad para aprobar el grado, pero no aprende porque concentra provechosamente sus energías en otras direcciones, ocultando problemas afectivos o sociales que lo perturban e interfieren su aprendizaje.

Si en algún momento del año se entera de que su hijo repite el grado, no se irrite ni se frustre. Primero obtenga un buen diagnóstico escolar, a fin de conocer las causas de la repitencia. Luego siéntese junto con su hijo y haga un recuento de los logros que el niño obtuvo durante el año. Felicítelo por ellos y ayúdele a comprender que él necesita de los elementos que no pudo adquirir para crecer seguro, no importa si para ello debe alargar sus estudios un año más. Eso no es fracaso. Es un progreso más lento que el estandarizado por la escuela. El niño sufrirá social- mente. Pero el dolor será menor si usted le ayuda a comprender que cambiar de grupo no es tan dramático; que encontrará otro Gustavo u otra Marisa, aunque tal vez no se llamen así, pero que serán buenos amigos.

Y durante las vacaciones sea madre o padre, no maestro. Si desea hacer una revisión de los contenidos educativos, hágalo jugando. Prepare adivinanzas de gramática, crucigramas de historia y rompecabezas de geografía, pero no le imponga horario de estudio. Tampoco lo mande a una maestra particular durante el verano. Eso es castigo, no apoyo.

Recuerde que la repitencia no es fracaso sino una señal de progreso más lento. Y sobre todo no deje que ella arruine su relación afectiva con el niño.
Monica Casarramona
Cómo Ayudar A Tu Hijo Si Repite De Año
Qué Hacer Si Su Hijo Repite De Curso
Mi Niño Repite Curso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada