CAUSAS DE LAS MENTIRAS - CAUSAS FRECUENTES DE LAS MENTIRAS


CAUSAS FRECUENTES DE LAS MENTIRAS


Ya mencionamos que las mentiras son síntomas, Entonces ¿cuál es la etiología? Es múltiple:

a. Fantaseo. Simple fruto de la imaginación. No es peligrosa, pero merece atención. No aceptarla. No castigar al niño por ella, pero ayudarle a fijar límites entre lo real y lo irreal.

b. Temor al castigo. Arma de autodefensa. "Los padres sancionadores tienen hijos mentirosos" No castigar, pues se acrecienta el mal que se trata de evitar.

Conversar. Demostrar confianza. Animar al niño a enfrentar la situación y a ser cuidadoso para no repetirla.

c. Presunción. Es el arma usada para atraer la atención sobre sí mismo. Los mayorcitos suelen vanagloriarse de sus proezas, jactarse de sus fechorías, "dárselas de duros" para lograr un lugar reconocido en el grupo (sobre todo cuando no lo poseen).

No fomentar estas jactancias. El niño debe darse cuenta de que no impresiona a sus padres con eso. No obstante, no deje de captar el mensaje de este tipo de mentira: el niño se siente inferior dentro del grupo. Hable con él. Infúndale confianza en sí mismo. Ayúdele a destacarse por sus dotes naturales. Felicítelo cuando lo merezca. Nunca lo desmerezca ni lo compare con otros.

d. Fingimiento. Las mentiras por simulación son difíciles de atacar. No obstante, no baje la guardia. El niño finge para evitar una tarea desagradable o para ponerse a tono con el grupo o los personajes que admira. Intente desconcentrar sus focos de atención y ofrecerle otros más atractivos.

No obstante, a veces parece fingir y en realidad no lo hace. Puede haber razones orgánicas: hipovisión (visión disminuida), hipoacusia (audición disminuida), u otros problemas similares. Hay simulaciones de las que no es responsable. En este caso el castigo es inútil, pues la punición no hace impacto alguno en la vida inconsciente. Si insiste en no ir a la escuela porque se siente enfermo, llévelo al médico. Si no tuviera una razón física, déjelo en cama hasta que "se sane". Tal vez la inactividad total lo haga renunciar a su comedia. 

Y si no renuncia, es porque hay en él una situación de bloqueo. Consulte a un especialista que descubra la verdadera causa y le ayude a terminar con la simulación.

e. Agresión. Hay mentiras que van "directo a la mandíbula". Sólo llevan el objetivo de agredir. Es como usar los puños o los pies en el ataque ofensivo-defensivo del enfrentamiento personal. "Mamá, Valeria dice que eres una tonta", equivale a pretender que mamá eche de casa a Valeria o le dé una reprimenda verbal con la amenaza de hacerla castigar por su propia madre. ¿Causa? Hostilidad. ¿Solución? Allanar el camino de la reconciliación y resolver el resentimiento.
Autor: Mónica Casanumona
CAUSAS DE LAS MENTIRAS
CAUSAS FRECUENTES DE LAS MENTIRAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada