LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS - RESUMEN - TRADICIONES CUSQUEÑAS DE CLORINDA MATTO DE TURNER


LA VIRGEN DE LOS REMEDIOS

I
En los tiempos en que vamos a hablar ya laza de Longinos había sido regalada a Alejandro VI por Bajaceto, y precisamente era el año de 1646 en que Dios sacó de la tierra al serenísimo Príncipe don Baltasar Carlos que murió en Zaragoza el 9 de Octubre. Tiempos en que se cruzaban aceros por un quítame el Don y en los que, ardiente y pura la llama de la fe no se soñaba con la carcoma de este siglo llamado con énfasis filosofía alemana.

El marqués de Mancera, gobernante del virreinato, del Perú, dio un golpe de estado en don Luis de Osorio, mandando en su lugar al Corregimiento del Cuzco a don Fernando de Castilla Altamirano de la orden de Santiago.

Castilla Altamirano fue llamado el manso no porque dejase sueltas las riendas del corregimiento que se le encomendó, sino en memoria de la humildad con la que acompañó al Obispo don Juan Alonso Ocón a trasladar en hombros la Virgen de los Remedios del Hospital de San Juan de Dios a la Catedral. Y sin más citas entremos en el camino de la tradición.

II

La Virgen de los Remedios que hoy se venera en la Almudena podría apellidarse la viajera.

Fabricada en Valencia a imitación de la que allá existe con el nombre de Nuestra Señora de los Desamparados, la .trajeron a Méjico donde recibió culto durante 30 años, de ahí fue a Lima donde se quedó 12 años, pasando a la ciudad de Huancavelica lugar que habitó 13 años en casa de don Alonso Monroy y Cortés natural de Trujillo en Estremadura; quien fue el que trajo la efigie al Cuzco por mandato expreso de la Virgen.

Monroy recibió de la mano de un mulato una puñalada que pasándole por la nuca le tocó la sin hueso, dejándole el ánima perpleja entre salgo o no salgo.
Fue llevado a su casa y colocado junto a la Virgen de los Remedios. La crónica que consultamos cuenta así el milagro de Huancavelica: tendido el fidalgo en su lecho oyó una voz patenfe que le dijo: Alonso llévame a la Catedral de la ciudad del Cuzco. Y respondió: Señora mía... si como me habeis dado vida me dais salud os llevaré a donde me mandes, y luego se halló sano y bueno sin cura ni medicina y solo quedó la cicatriz de la herida en la lengua y un poco de impedimento en la pronunciación por señal y manifestación de tan gran milagro. Este relato anda acorde con una inscripción que existe en un cuadro en la iglesia de Santa Ana.

III

Monroy de Cortés no fue de los que, hecho, el servicio cargan con la música a otra parte, Su gratitud y su devoción fueron tan grandes como hoy solo puede compararse con la sed de oro que seca todos los corazones matando los más hermosos sentimientos, Monroy empleó todos los reales de su bolsa y aún el producto de una venta solariega para satisfacer, el pedido de la divina Señora y con tan precioso carga se vino al Cuzco tragando cuestas y bajando zetas a lomo de mula, y una vez en el término de su peregrinación, tomó asilo en el Hospital de San Juan de Dios. La noticia cundió por la ciudad con palabras piadosas: Monroy de Cortés fue interrogado por sus Señorías el Obispo Ocón y el Corregidor Altamirano, quienes acordaron hacer la traslación solemne de la Virgen el día 14 de Diciembre del ya citado año. Así se realizó llevando la imagen en hombros el Obispo y el Corregidor; dándole asiento en la tercera capilla de la nave derecha de la Catedral.

Fue con este motivo que el pueblo justificó el golpe de estado del .Marqués de Mancera y señaló a Altamirano como escogido por la Virgen de los Reme dios para colocarla en su trono después de 55 años de viajes por Lima, Méjico y Huancavelica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada