AÑO DOS - RESUMEN - TRADICIONES CUSQUEÑAS DE CLORINDA MATTO DE TURNER


AÑO DOS

I

Corría el año 1723.

Todavía no habían surgido en el Virreinato las rencillejas aquellas entre el Visitador Areche y el Marqués de Montesclaros, con motivo de los recargos sobre la sisa de tabacos y el aumento al rendimiento de tributos, chilindrinas que hicieron suspirar a más de un prójimo, pero, si, se experimentaban ya los beneficios que produjo el impuesto del 121/2% que el Virrey Guirior fijó al aguardiente peruano en provecho del Erario, gravamen del cual dice el Virrey citado que, recaído sobre un renglón de vicio se estableció pacíficamente y que solo los hacendados de los valles de Arequipa e. lea se mostraron descontentos calculándose en 150,.000 quintales los que representaban los viñedo s de aquellos: así lo puntualiza Guirior en la Memoria presentada a su sucesor Jauregui.

Se acaba de recibir la Cédula Real dada en Lima, a 18 de Diciembre, en la que S. M. participaba a la ciudad del Cuzco la feliz noticia de las capitulaciones matrimoniales del serenísimo Príncipe con la Princesa de Orleans, y de la Infanta doña María Ana Victoria con el cristianísimo rey de Francia.
Hacia a la vez su entrada a la imperial metrópoli, de tránsito para su Obispado, el Iltmo, Dr. D. Fray - Joseph Palos de la Orden Franciscana, Obispo del Paraguay.

II

Semejantes noticias apuntadas con religioso cuidado por los cronistas, provocaron el inocente regocijo de los habitantes del Corregimiento en aquellos benditos tiempos en los que la palabra del caballero tenía más fuerza de ley que en el día de los testimonios de la fe pública estampados sobre grueso y costoso papel.
Se echaron a vuelo las campanas, que ellas prontas se encuentran para tañir alegre o triste desde la fecha en la que fueron inventadas por Paulino de Nola. Las monjas catalinas pusieron en vasija las almendras; los limones y las cidras que en olorosas pastas irían a regalar la mesa del palacio episcopal, donde Su Señoría el Dr. D. Fray Gabriel de Arregui XV Obispo del Cuzco, había invitado al Corregidor y Cabildo de Justicia ha hacer penitencia de colación en compañía del Iltmo, Palos, debiendo Sus Señorías al siguiente día, desayunarse en el Cabildo. Aquellas diz fueron dos meriendas con pavo emperifollado, sorbetes de naranjo y cazoleta bajo la mesa.

III

Los festejos que la ciudad dio en señal de regocijo por el ajuste conyugal, fueron de nombradía: los pergaminos que los relatan dicen entre tanto cascabel: hubo muy lucidos y costosos fuegos, máscaras y corrídas de toros por la ciudad, parrochias, gremios y oficios mecánicos.
A estas siguieron otras fiestas pomposas y de provecho público con motivo de la consagración del templo de santa Clara y el del monasterio del Carmen, que hizo el Obispo del Paraguay, el primero; en 5 de Julio de 1823 y el segundo, el 8 del mismo mes, habiendo ordenado 12 diáconos, 18 subdiáconos y algunos presbíteros en presencia del señor Arregui.
Después de disfrutar los agasajos del monasterio de Santa Catalina, el más antiguo del Cuzco, se encaminaron los obispos a presenciar las comedias preparadas por el Colegio de San Antonio.

IV

Autores viejos que hemos consultado en la avidez de averiguar el comienzo de la literatura dramática en nuestro país, señalan como notabilidades, una pieza llamada Qqespillo chico que alguna vez hemos mencionado, y dos juguetes cómicos destinados a loar a la Virgen de Belén y al Señor de Burgos. Comparando fechas, y adicionando relatos concienzudos, venimos a calcular que estas dos últimas fueron las representadas por el Colegio de antonianos en festeo del Obispo Palos, pues también hay cronistas que las señalan como dedicadas a dos obispos frailes; y como Palos y Arregui, así lo fueron y asistieron con sus Cabildos a las representaciones, encontramos fundada nuestra creencia.

V

No anduvo, pues, descaminado el cronista Semada, cuando señaló con año dos la época de que venimos hablando.
Hubo dos obispos; dos esponsales templos consagrados; dos comedias y dos comilonas reverendas.

1 comentario:

  1. un resumen de la obra tradiciones cusqueñas

    ResponderEliminar