VAYA, UN DECRETO - RESUMEN - TRADICIONES CUSQUEÑAS DE CLORINDA MATTO DE TURNER


¡VAYA, UN DECRETO!


I

El 24 de. Setiembre de 1601 se hizo a la vela en Cádiz el galeón "Petate" tripulado por 132 hombres al mando de don, Gaseo Nuño Guzmán; con rumbo a la rica tierra del Perú, Manila y las islas de los Ladrones, llamadas después Marianas.

El "Petate" traía parte de la quincallería pedida por, el Virrey don Luis de Velasco para expender en las colonias españolas; formando parte del cargamento, ocho cajones de anteojos.
Después de una: penosa travesía con vientos contrarios, en la que los navegantes carecieron de agua y adularon a dos gallinas que cuotidianamente dejaban sus dos frutas de corral, como dijo. Palma, arribó el galeón al puerto del Callao.

II

El 12 de diciembre de 1602 .se recibió en el Cuzco el cajón que traía cuatro provisiones reales y la nueva del nacimiento de la infanta doña Ana en Valladolid, acaecido el día 22 de Setiembre de 1601, noticias que el Cuzco iba a celebrar con luminarias, corrida de toros y repiques de la campanita de. Santo Domingo, la única que en aquel tiempo sonaba aquí.

Las cuatro provisiones venidas en el cajón, o correo como diríamos hoy más pomposamente, no carecían de interés y por tanto las dejaremos apuntadas una para que los fieles ejecutores del Cuzco puedan visitar los Molinos, pesos y medidas dentro de tres leguas en contorno: otra para que al abogado de Cabildo se le dé salario la tercera ordenando sé guarde lo proveído en la repartición de indios para el servicio de la plaza, en que se asignaban diez y seis para panaderos: y cuarta sobre el orden de jurisdicción de los Corregidores: iodo lo cual quedó a fojas 144 del Libro de Provisiones.

Otro papel curioso venido en aquel correo, era un aviso a Cabildo, Justicia y Regimiento, de que el cariño del Virrey enviaba al Cuzco los ocho cajones de anteojos venidos desde Cádiz en el “Petate", con orden de venderse lo más pronto posible.

Don Gabriel Paniagua de Loaiza mandó, inmediatamente chasquis que debían traer aquellos cajones, pues en esta como en otras ocasiones, el sudor del indio pagaría los caprichos del amo, supliendo con la ligereza de la carrera la falta de los ferrocarriles que estaban destinados a ensanchar el comercio en el siglo XIX.
Merced al indio llegaron al Cuzco los cajones de anteojos y solo quedaba que buscar el rápido acomodo de unos miles de gafas, mueble inservible si hemos de fijarnos en la calidad de la vista de nuestros antepasados. Por desgracia está probado que los conquistadores hallaron en el Perú dos géneros de minas a cual más abundantes para explotar las de ricos metales encerrados en el seno de la tierra, y las minas hablantes que contaban en cada mita. No eran otra cosa los pobres indios que producían pingües fortunas para el patrón, cosechando para sí la ingratitud y el oprobio, pues como afirma un historiador de nuestros días, los Corregidores y Sub-intendentes obligaban a comprar cosas de desecho como si fueran de primera necesidad: les vendían mulas cansadas, granos averiados; vino picado, tres o cuatro veces más caro que si hubiese sido excelente sin otro derecho que el de ser objetos que vendía la autoridad. Fundado en ese principio ordenó el Corregidor Paniagua, que todos los indios de allende las cordilleras, asistiesen ¡con gafas! a la misa que iba a celebrarse en, todos los puntos de su Jurisdicción, por la salud de la Reyna madre que había dado a sus vasallos la infanta doña Ana.

El indio obedeció sin réplica, y el día señalado no se vio en toda la extensión del Corregimiento del Cuzco, un solo indio que no llevase gafas, sometiéndose a esa mortificación que produce el cristal en una vista limpia y clara.
En cambio el decreto produje buenos doblones que fueron a reforzar los cajones en que vinieron los anteojos.

¡Vaya un decreto!

De seguro que desde entonces -don Gabriel sería para el Virrey no solo Paniagua sino Panioro.
¿Dónde buscaremos nosotros un don Gabriel que rubrique la orden para que todos los indios compren un ejemplar de nuestras tradiciones y nos refuercen bolsa?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada