LA CULTURA DE LOS CASTROS – RESUMEN


LA CULTURA DE LOS CASTROS – RESUMEN



La cultura de los castros se extiende por el norte de la Península y no son más que poblados fortificados rodeados de fosos y parapetos.

Queda aislada en el noroeste sin zona de penetración.

En su economía tenía una base agrícola (cereales como el trigo, el mijo, la avena y la cebada, leguminosas como las fréjoles y los garbanzos, berzas, nabos, etc.) en su ganadera y pastoril (vacas, caballos, ovejas, cabras y cerdos), la metalurgia y una cerámica regional, la cerámica castreña con claros componentes de la orla celta atlántica. La orfebrería tiene raíces en la Edad del Bronce y fue recibiendo influencias centroeuropeas y mediterráneas. Las alhajas más características son las numerosas torques, los cuales llegan a componer importantes colecciones tipológicas; también son bien conocidos los brazaletes, los pendientes y los anillos. La escultura estaba muy extendida y conoció un especial florecimiento en los territorios meridionales.

Se desarrollo en el segundo periodo del Bronce se caracteriza por las ciudades fortificadas llamadas castros, por la aparición de una nueva cerámica y por la forma técnica de los objetos de bronce; no se hacen a martillo, o por fundición directa, sino fundidos con modelos de cera.

Cultura De Los Castros Para Niños

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada