EL SEÑOR DE LA CAPA ROJA - RESUMEN - TRADICIONES CUSQUEÑAS DE CLORINDA MATTO DE TURNER


EL SEÑOR DE LA CAPA ROJA


I

En aquellos tiempos en que los padres eran tíos y las hijas sobrinas, vivía en la población de Tinta una dama que a la natural hechicería de la hermosura, reunía, según los del, lugar, la de la magia; y la misma que con su mala andanza, armaba fogata en el vecindario, causando el escándalo de las gentes honradas y la pesadilla de las madres de familia, quienes miraban a sus, hijas con ojos recelosos y redoblaban sus maternales cuidados.

Figúrense cual no sería la cócora que doña Nicolasa causaba al señor cura de almas, cuando a todo un varón bondadoso y de ejemplar conducta como en verdadera el señor clara, lo obligó a fulminar excomunión.
Efectivamente, en una de las dominicas de Adviento de 1652 apareció Un edicto fijado en la puerta del templo de Tinta, rubricado por el pastor de almas, y al píe de la letra decía así:

"Téngase por pública excomulgada a la pública escandalosa sacrílega Nicolasa Padilla y Fuentes, en reparo de sus crímenes que son muchos y así mismo quien fablare o dijére de bien della, excomulgado sea, y dure este mientras llegue el día en que contrita llore mal vivir e reparo de sus escándalos fechos”.

Con tal sentencia esperábase la corrección de Nicolasa pero no fue así, y hasta diz que el Corregidor de Canas y Canchis, don Francisco de Carbajal, correo mayor del rey no, andaba de picos pardos con esta dama.

Así las cosas, negó el día de San Nicolás, patrón titular del pueblo de Combapata, lugar donde se trasladan todos los vecinos de. Tinta en compañía de una imagen de San Bartolomé, el gran santo de alfanje tan respetado por ser casi auto de fe el creer que en su día anda suelto el diablo.
Entre la multitud fue igualmente la doncefleja doña Nicolasa, Y después de pasar un día agradablemente divertido, regresaba tarde de la noche por el camino de Tinta, cuando se le presentó un caballero de capa roja y espolín dorado, pidiéndole el favor de servirle de acompañante. Nicolasa aceptó la compañía y continuó la marcha en charla de golosinas y pepitoria.

II

En aquel entonces existía un hermoso puente de labrada sobre el río Vilcanota o Tinta que atraviesa la quebrada: al pasar por! él, nuestra dama dio tropezón, y con la sorpresa invocó a Jesús y María.
En este momento .cae el puente y los escombros la separan de su galante compañero, quien quedó a la derecha del do, salvando ella a la izquierda se le presentó, un ángel y le dijo, que aquel caballero era el diablo en persona, el cual debía llevársela al infierno así vestida con faldellín de seda y zapatito de raso, pero que la madre de pecadores había intercedido en su favor alcanzando un plazo para la enmienda.
Azorada la pobre mujer hizo formal promesa de reformatoria, y alargando sus pasos cuanto pudo, se fue en derechura a la casa parroquial donde se postró a los pies del cura y compungida le dijo todas sus faltas públicas y privadas, alcanzando el perdón del ministro de Dios.

Al siguiente día se levantó la excomunión, corrió la nueva por toda la provincia y Nicolasa vivió una vida tanto más arreglada y austera, cuanto libre y pecaminosa fue la pasada.
Hasta hoy existen los escombros del memorable puente que es conocido con el nombre de Saccrachaca, que: quiere decir puente del demonio.

Diz que el caballero de la capa roja se volvió a Combapata lanzando candela y caramelos de azufre, por la pérdida de la golosina, y que hasta ahora hace de las suyas la, noche de San Nicolás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada