EL MARQUES DE LA VIGA - RESUMEN - TRADICIONES CUSQUEÑAS DE CLORINDA MATTO DE TURNER


EL MARQUES DE LA VIGA


Ante todo una aclaración por vía de exordio, y, esta vez para nuestras lectoras, porque, fama tan sentada como los escribanos en materia de fe tenemos los croniqueros, dé seguir la tentación maligna respecto al octavo del decálogo.
Entre los escritores con olor a viejo el que mayores consideraciones nos merece, es Fray Antonio de la Calancha y de una relación suya tomamos el fondo de esta tradición que viene a recordamos todo lo que hoy se hace en el Perú para conseguir un puestecito que deje algunas piltrafas de autoridad.
Y, sin más haches ni cúes, pasemos a relatarla.

I

El marquesado de Oropesa fue uno de los más Importantes y cristianos en f aquellos benditos tiempos en que la hermosura de la mujer no era pintura; mas la corriente del tiempo había; venido enturbiando la inocencia de los oropesinos, y el abandono de las costumbres morales, fue en boga con la triste celebridad con que hoy marcha el materialismo, enfriando los más puros afectos.

Rezaba el año 1631 cuando la bella población de Oropesa se encontraba, bajo el gobierno del joven dan Alonso Astudillo caballero estimado en todo el Perú, por su discreción, hacienda y encopetadas tendencias por si y por su digna consorte, dama de abanico y de muchos cumplimientos.

Astudillo, que tan buena aceptación adquirió en su gobierno, fue picado por el gusano de la vanidad cuyo virus ha victimado a muchos ciudadanos. El joven aspiraba a la gloria, no sé si del Virreynato, y deseoso de ir ganando terreno pretendió de la corona de España la concesión del título de Marqués ofreciendo en cambio una fuerte suma de oro.

No obstante el gran poder del padrino don Alonso vio burlados sus deseos porque estas gollerías habían sido creadas para la gente palaciega y sangre azul, (Astudillo pertenecía a los mamíferos y la tenía roja).
Al hombre hinchado de vanidad cualquier pequeña decepción lo enloquece esta repunta levantó polvareda ante la paciencia de don Alonso precipitando lo al número de los mal vivientes. Se dio una vida perra y no tardó en apelar a la receta del maestro Judas resolviendo balancear el cuerpo del candidato en una de las vigas de su habitación, Y en cuanto a su fortuna que bien respetable era, y que según él para nada servía puesto que no consiguió el marquesado, determinó dejarla encerrada en el seno de la madre tierra.
Pensada la manera de arreglar el Viaje solo quedaba la diligencia de enterrar el dinero y despedirse de este pícaro mundo que a. tantos pícaros hizo marqueses.

En la mañana de un domingo de esos que suele traer cada semana fue a misa toda la familia de Astudillo quedándose él en casa so pretexte de indisposición, y cuando volvió la gente, ya el futuro Marqués había tomado el tren cuya estación está del mundo más allá, y solo el cuerpo exánime de don Alonso permanecía colgado de uno de los tirantes de su cuarto.

La dolorida esposa pretendió ocultar tamaña debilidad de su cruel compañero y hacerle los funerales según su, fortuna y posición lo exigía, pero fuéle imposible.

El Obispo don Fernando de Vera condenó a la cremación los despojos de Astudilló quien después de su muerte obtuvo el título que apeteció en vida, siendo mentado con el nombre del Marqués de la Viga y dejando su nombre para asustar a los muchachos desobedientes.

II
Una pregunta suelta y un dato importante antes de concluir.

¿Cuál Será la opinión de los diversos candidatos que mantiene el Perú, respecto a la receta del joven Astudillo?
Punto aparte

La fortuna, del Marqués de la Viga según datos fidedigno que tengo a la vista, quedó enterrada Junto a un árbol del patio principal de una de las casitas del pueblo de Oropesa.
He aquí el derrotero, lector empresista: pasas el puente sobre el histórico Huatanay caminas dos cuadras en línea recta hasta tocar con dos calles transversales, tuerces a la izquierda Y andas media cuadra más, tropezando luego con una casita de aspecto ruinoso , que por todo adorno tiene un frondoso sauce, cerca a cuyas raíces encontrarás, ¡qué maravilla! medio millón de onzas Fernandinas que, ya ves, pueden sacarte de la leva tata y el, vientre de mal año.

Nadie; se ha atrevido a buscar este tesoro por creerlo maldito, puestos que Astudillo es tenido por habitante de las regiones calurosas paro yo cuento con la despreocupación y necesidad urgentes de los lectores del siglo XIX.

Ea, pues; amiguitos: Oropesa no está lejos como las Marianas del colega Palma.
Tener fe, un chuzo en la mano y… adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada