LA PARÁBOLA DEL SIERVO VIGILANTE – MARCOS-13-34-37 - RESUMEN


EL SIERVO VIGILANTE – MARCOS-13-34-37 

Apropósito de su retorno, continuó Jesús: Es como el hombre que, yéndose lejos, dejo su casa y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno, su obra, y al portero mandó que velase. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa, si al anochecer o a la medianoche o al canto del gallo o a la mañana, para que, cuando venga de repente, no os halle durmiendo. Y, lo que a vosotros digo, a todos les digo: “Velad” 

 Interpretación: Jesús nos insta a prepararnos para su pronto retorno. Velar – con el rezo – es una manera propicia de esperarlo.

Fuente: Colección Amiguitos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada