LA ESCULTURA OLMECA - RESUMEN - EL MUNDO OLMECA


LA ESCULTURA DE LA CULTURA OLMECA


Llegó rápidamente a una perfección técnica y artística que nunca fue superada en Mesoamérica y que tal vez sólo igualaron algunos pueblos como el maya o el mexica. Es curioso que habitantes de un área carente de piedra se hayan inmortalizado precisamente por los grandes monolitos de piedra que esculpieron con profusión. Enormes bloques tuvieron que ser traídos de fuera para que los artistas olmecas tallaran cabezas colosales, altares, estelas y numerosas otras piezas de las que felizmente se ha conservado un número considerable.

Tal vez las más conocidas y espectaculares sean las cabezas colosales de las que se han descubierto trece. 

La mayor tiene tres metros de altura. No hay que creer que son estatuas incompletas, sino concebidas y ejecutadas como cabezas, al igual que más de dos mil años más tarde un artista azteca labró la cabeza de la luna. Se ha dicho que son retratos de jefes o de guerreros, o monumentos levantados en honor de personajes muertos, o bien que representan dioses. En realidad no estamos seguros de su verdadero significado.

Casi tan impresionantes como las cabezas son los altares monolíticos de los que tenemos cuando menos nueve. Tienen una forma rectangular con figuras o escenas frecuentemente esculpidas en los lados. Un tema que se repite es el de un personaje que parece salir de un nicho o de una cueva y que lleva un niño en las manos. Otros altares, muy distintos, están decorados al frente con atlantes en alto relieve. Son así los ejemplos más antiguos de figuras humanas que soportan altares o techos que tantas veces se repetirán después. Pero los atlantes olmecas aún no son de bulto redondo como lo serán los de Chichén Itzá o de Tula.
Fuente:HistoriaMínimaDeMéxico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada