CUENTOS DE HALLOWEEN PARA NIÑOS - CUENTOS DE MONSTRUOS PARA NIÑOS - RESUMEN


CUENTO DE MONSTRUOS PARA NIÑOS


Un Viaje al pasado. Niña escritora de México, integrante del taller de literatura del Rocío Noblecilla. Cuentos de niñas.

La historia comienza así: Era una tarde cuando los estudiantes del 2-F de la Escuela Mitsu Shitsu salían de la escuela, y una niña llamada Shian resbaló y cayó al piso golpeándose la cabeza; cuando despertó se encontró en una montaña muy alta y descubrió que estaba en el Monte Albán, al ver a su alrededor observó que había una pequeña aldea, de prisa fue hacia allá pero volvió a resbalar. Cuando despertó se encontraba en una cabaña donde una mujer ya grande la curaba. Shian, la niña, le preguntó que cómo se llamaba.
  • Me llamo Misashi. ¿Por qué estás aquí?
  • No lo sé, sólo aparecí aquí —respondió Shian.

De repente se escuchó un fuerte ruido parecido a una explosión; atacaban la aldea, era Siorido, un monstruo de la aldea del hielo que siempre atacaba y destruía todo cuanto encontraba. Los ruidos del monstruo se escuchaban cada vez más cerca, y Shian, con mucha valentía agarró una espada y salió en defensa de la anciana Misashi, pues el monstruo quería atacarla. En el momento justo en que Shian se puso frente a Misashi, el monstruo la hirió aventándola hacia un lado. Misashi, al ver en el suelo a la niña se llenó de ira contra el monstruo y concentró toda su energía y rayos de luz salieron de sus manos aventándolos contra el monstruo y acabó por completo con él. Misashi se encargó de la niña y se dedicó a curarla.

De pronto, cuando Shian despertó, se encontraba en su casa, descansando en su recámara.
  • Despierta, despierta —dijo el hermano de Shian, quien se encontraba junto a la puerta de su recámara.

 Enseguida apareció su mamá y Shian les contó todo lo que le había sucedido. Su mamá le explicó que lo que había presenciado era su antepasado, que también se llamaba Shian, y que existía una leyenda muy parecida a lo que ella contaba.

A la mañana siguiente, cuando Shian estaba en la escuela, entró al salón y se sentó junto a ella una joven que le parecía conocida, a la que enseguida le preguntó su nombre.
  • Mi nombre es Misashi, —contestó— ¿Y el tuyo?

Shian se quedó sorprendida, pues se dio cuenta que era aquella anciana a la que había salvado del monstruo.

Al escuchar su nombre, la joven Misashi se sorprendió aún más y llevándose la mano al cuello, le dijo:
  • Mi antepasado dejó este collar para ti.

Shian reconoció el collar, era el collar de Misashi, de la anciana.
  • Te lo dejó como muestra de tu valentía.

Shian tomó el collar y se lo colgó en el cuello, recordando lo que había vivido y lo que había aprendido.

Fin

Fuente: http://www.cucaluna.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada