LA PARÁBOLA DE LA OVEJA PERDIDA – MATEO: 18, 11-14 - RESUMEN


LA PARÁBOLA DE LA OVEJA PERDIDA

Porque el Hijo del Hombre ha venido para salvar lo que se había perdido. ¿Qué os parece? – les preguntó el Salvador – Si un hombre tiene cien ovejas y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? Y si acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquella que por las noventa y nueve que no se descarriaron. No es la voluntad de mi Padre, que está en los cielos, que se piedra uno de estos pequeños. 

Interpretación: Dios no quiere que sus hijos se pierdan; pero, si uno de ellos se extravía (peca), Él lo hallará y, si decide encaminarse, lo ayudará.

7 comentarios: