LOS PADRES COMO MODELOS PARA LOS HIJOS


LOS PADRES COMO MODELOS DE VERACIDAD

No permitáis que vuestros hijos tengan motivo para excusarse diciendo:

Mamá no dice la verdad; papá no dice la verdad… ¿Serán pervertidos vuestros hijos por el ejemplo de los que deberían guiarlos por los caminos de la verdad?

No puede esperarse que los niños sean completamente cándidos. Pero existe el peligro de que los padres, por un trato desacertado, destruyan el candor que debería caracterizar a la experiencia infantil. .. A medida que los hijos crecen, los padres no deberían proporcionar la menor ocasión para la siembra de esa semilla que se desarrollará hasta convertirse en engaño y falsedad, y que madurará en hábitos de desconfianza.

Los padres deberían ser modelos de veracidad, porque ésta es la lección diaria que debe imprimirse en el corazón de los niños. Principios inconmovibles deberían dirigir a los padres en todas las ocupaciones de la vida, especialmente en la educación y enseñanza de sus hijos.

Padres, no mientas nunca; nunca digas lo que no es verdad en precepto o en ejemplo. Si quieres que nuestros hijos sean veraces, sed veraces vosotros mismos. Sed rectos e inconmovibles. No debería permitirse ni una mentira por pequeña que sea. Debido a que las madres están acostumbradas a mentir, los hijos siguen su ejemplo.

No os impacientéis con vuestros hijos cuando yerran. Cuando los corrijáis, no les habléis abrupta y duramente. Esto los confunde y les hace temer decir la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada