LAS ÓRDENES MILITARES DE ESPAÑA - RESUMEN


LAS ÓRDENES MILITARES

Fueros las Órdenes militares unas milicias voluntarias semirreligiosas y semiguerreras, nacidas unas en extrañas tierras y otras en nuestro propio suelo, las cuales, viviendo de una manera análoga a las órdenes monásticas, a sus votos y vida en común unían lo más duro de la vida guerrera, luchando siempre en vanguardia.

Dioles vida la idea de reconquistar los Santos Lugares y defender a los peregrinos que acudían a Tierra Santa. Así nació la de los Templarios y la de los Hospitalarios. En España se creó primero la de Calatrava, del nombre de esta villa, que, defendida, por caballeros del Templo, y abandonada por éstos al tener noticia de que contra ella llegaban gran número de enemigos (almohades), fue cedida por el rey a quienes osaron defenderla. Como nadie se atreviese a hacerlo, Fray Raimundo, abad de Fitero, y su compañero Fray Diego Velázquez, ofrecieron tomar a su cargo tan ardua empresa, y con sus predicaciones lograron reunir veinte mil hombres armados. El papa Alejandro III aprobó su regla y militar estatuto.

La Orden de Santiago parece que nació para defender a los peregrinos que venían a Santiago de Compostela; y la de San Julián de Pereiro fue instituida por los caballeros de Salamanca llamados Don Suero y Don Gómez, que defendieron la citada plaza. Por cesión posterior que hizo Alfonso IX de León a los caballeros de San Julián, de la plaza de Alcántara, adoptó la orden el nombre de esta villa.

La de Montesa, en Aragón, fue fundada por Jaime II, en sustitución de la de los Templarios, que había sido suprimida.

El mando y dignidad superior de cada orden ejercíalo el Maestre. Había, además, otras dignidades tales como priores, claveros, comenadadores, etc. Todas estas Órdenes tuvieron mucha importancia y sus maestres gozaron de influencia extraordinaria, muchas veces ejercida en contra del poder real, hasta que los Reyes Católicos incorporaron a la corona los Maestrazgos. Subsisten, en esta forma, como recuerdo y símbolo de sus gloriosos hechos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada