LAS CINCO HORMIGUITAS - CUENTOS INFANTILES


LAS CINCO HORMIGUITAS

Hace muchos años en el pueblo de Uyo, como en los tiempos de invierno sucedió un aluvión en el sector de Hoyal donde se produjo un desprendimiento de tierra y lodo arrasando todo lo que había a su paso. Cerca del lugar se encontraban trabajando sin cesar innumerables cantidades de hormiguitas llevando el pan de cada día a sus hogares y almacenando sus cosechas reservando para el futuro y así no le faltase nada. El hormiguero se encontraba totalmente repleto de provisiones, pero fue tan triste cuando al promediar las 6 de la tarde aparece sorpresivamente aquella inundación, mientras las hormiguitas regresaban a sus hogares, pues había llovido durante todo el día. Fue tarde y vano sus deseos y desesperaciones de querer salvarse, por lo que una inmensa oleada de barro y piedras desaparece a todo el hormiguero salvándose milagrosamente los que venían atrás, eras las cinco hormiguitas ultimas de toda la columna en marcha, pues habían escuchado el sonido desastroso del huayco tuvieron tiempo para poder retroceder a toda velocidad.

Una vez libres, cansadas y agotadas del escape que lograron salir, se pusieron a dialogar amenamente y ver que podrían hacer tan solo las cinco hormiguitas, después de un amplio debate llegaron a una conclusión que empezarían de nuevo con la consigna de trabajar y trabajar, luego multiplicarse y formar así un nuevo hormiguero. Pero sucede que dentro de las cinco había una hormiguita haragana que desde el principio de la reunión ponía sus peros y trabas, como de la mayoría era la decisión de progresar y avanzar no le tomaron mucha importancia.

Con ganas de trabajar las hormigas empiezan con la tarea, llevando sus carguitas en sus espaldas ida y vuelta día tras día mes tras mes y año tras año. Sin embargo la hormiguita haragana no hacia lo mismo sino que se quedaba dormida y se paseaba por los caminos comiendo lo que había a su paso y no se preocupaba por su futuro era un dolor de cabeza para las demás hormigas trabajadoras, pese a que le llamaban la atención a cada rato ella seguía don los oídos sordos.

Fueron lograron días y los años, y la cuatro hormiguitas lograron almacenar lo suficiente de provisiones para sobrevivir en los tiempos difíciles que se les presentaría, y más aun sus generaciones no sufrirían, por los buenos ejemplos que dejarían. Pues ahora viven cómodamente y felices, llegando a triunfar en la vida.
Por el contrario la hormiga haragana por no almacenar vivía triste y abandonada en la miseria, solo pedía limosna a los demás, los mismos pasos llevaron sus generaciones por ser ociosa y descuidada, sufrió , padeció sin dejar nada bueno en esta vida, muriendo en el olvido y desamparo sin la atención de nadie.

“Con esfuerzo y dedicación se progresa”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada