LA VACA MISTERIOSA - CUENTOS DE TERROR - CUENTOS DE MIEDO


LA VACA MISTERIOSA


Hace muchos años atrás, cuenta el abuela Pedro, que en el barrio de Collpa, paraje “la cruz”, ubicado en el pueblito de Antacalla, siempre aparecía en el camino una vaca blanca, con cabeza diabólica, estas apariciones ocurrían a partir de la medianoche, pues por el color se le podía distinguir en la oscuridad, con mas claridad en el resplandor de laguna, los moradores que lograban verlo comentaban que se trataría del diablo, o alguna persona que se estaba condenando con una la suerte; la persona que la veía de lejos regresaba a su casa corriendo y con los cabellos erizados, votando espuma por la boca.

El abuelo Pedro añade que en aquel tiempo había un hombre muy valiente llamado Esteban, aquel personaje tenía los nervios de acero, porque era un torero aficionado, pues el se enfrentaba fríamente a los toros matreros que venían de las de Putac y Chuspio para las fiestas patronales del pueblo.

Esteban realizaba cada año las siembre de maíz, durante el mes de setiembre en el pueblito de Antacalla, como costumbre andina por eso lares durante el descanso beben, fuman y luego mascan su coquita, y después del almuerzo los trabajadores del campo jugaban con las damas, cogiendo el maíz molido llamado “machca”.

Una vez terminada la jornada diaria, Esteban había libado mucho licor quedándose dormido en su choza, habían pasado varias horas y de pronto se despierta al promediar la medianoche entonces un poco mareado con el coraje que tenia, se dirige a su casa caminando lentamente, este hombre valiente siempre llevaba en la mano izquierda su inesperable garrote, que era para su defensa personal, Esteban para llegar a su hogar tenia que pasar por el paraje “la cruz” donde siempre aparecía la vaca blanca con cabeza diabólica, como estaba con su valor del trago, mas un con el coraje y valentía que siempre tenia, decide avanzar sin temor pero cuando llega al sitio indicado de pronto desaparece la vaca blanca, entonces Esteban se detiene y se prepara para cualquier ataque, siempre con su garrote en la mano de pronto siente un fuerte golpe en la espalda cayendo al suelo, este reacciona rápidamente poniéndose con su garrote empieza a dar golpes un y otra vez y siente quejidos de dolor como si se trataría de una persona herida, nuevamente siente un empujón fuerte pero Esteban resiste soltando palabras soeces e insultos, vuelve a golpear repetidas veces y luego de varios minutos de batallar Esteban escucha a lo lejos, quejidos y llantos de una persona y se hace la señal de la cruz, lentamente se retira del lugar dando fuertes guapidos de valor y coraje, más el ser misterioso desaparece por completo.

Cuando ya se acercaba a su casa, los perros ladraban a ultranza como si algún espíritu malo le estaría siguiendo a Esteban, llego a su casa y fue atendido por su esposa e hijo que estaban muy preocupados. Desde aquella vez ya no ven a la vaca ni menos comenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada