EXPEDICIÓN DE CATALANES Y ARAGONESES A ORIENTE - RESUMEN


EXPEDICIÓN DE CATALANES Y ARAGONESES A ORIENTE

Los mercenarios catalanes y aragoneses que militaban a las órdenes a que les condenaba la terminación de la guerra aceptaron la idea que Don Fadrique inculcó a uno de sus jefes, Roger de Flor, de acudir en auxilio de Andrónico Paleólogo, emperador de Oriente, que veía sus tierras amenazadas por los turcos. Así, pues, desembarcaron en Constantinopla unos ocho mil hombres al mando de Roger de Flor y de Berenguer de Entenza, sembrando por todos los pueblos con quienes tuvieron que medir sus armas el terror y el espanto por su valiente osadía, inmortalizando su conocido grito de “desperta Ferro!”, con que entraban en combate.

El emperador, agradecido, concedió grandes honores a los jefes de la expedición, casando a Roger con su sobrina María, y concediéndoles toda la península de Anatolia, para que entre sí la repartiesen. Estas distinciones y tamaños honores despertaron la envidia de Miguel Paleólogo, príncipe heredero, la de los genoveses y la de los cortesanos griegos; y entre todos urdieron una trama con objeto de, en un banquete, asesinar a Roger con muchos de sus oficiales y más de mil soldados. Los valientes almogávares, lejos de amilanarse, ardieron en deseos de venganza, atacan a los griegos, toman la ciudad de Gallipoli, donde también se habían llevado a cabo matanzas de almogávares, saquean otra porción de poblaciones, y sus represalias fueron tan duras que dieron origen a la célebre frase “venganza catalana”

Elegidos jefes de los expedicionarios en substitución de Roger, Berenguer de Entenza y Berenguer de Rocafort, y hecho prisionero el de Entenza en una emboscada, los almogávares arrecian en sus venganzas y recorren triunfantes la Tracia.

Solicitados por el duque de Atenas, como auxiliares en la guerra que sostenía para recobrar sus dominios, fueron víctimas de otra deslealtad por parte del duque, lo que les obligó a volver contra él sus armas; y, conquistada Atenas y el ducado de Neopatria, pusieron estos estados bajo la autoridad de Don Fadrique, que mandó allí a su segundo hijo Manfredo, primer duque de Atenas de la casa aragonsea, que subsistió hasta fines del siglo XIV.

1 comentario: